Cuando no somos padres

Cuando somos NO PADRES, lo vemos todo con las gafas del desconocimiento y el juicio fácil:Sin título

Y de repente, vas al médico, te cambia la graduación, te compras unas gafas nuevas la ostia de chulas y te ves en el súper con un carro y su bebé, una cola hasta la puerta, un niño de 3 años llorando y gritando mientras te deja medio en bolas, tirando de tu camiseta para que le cojas en brazos, medio planeta observándote, el otro medio juzgándote y tú, osea yo, respirando muy (pero que muy) profundo para no perder la compostura (que la pierdo).

Sigue leyendo

Anuncios

Elegir colegio

Estamos en ese momento, ha llegado. Marc está a unos días de cumplir 3 años y, nosotros, a unos días de presentar la solicitud para su aterrizaje en P3.

abaco-colores-de-madera_2989_full

Siempre me ha preocupado mucho el sistema educativo, las alternativas que teníamos y sobre lo que sería mejor para nuestros hijos. Creo que la educación es el pilar fundamental para nuestros pequeños, su futuro. Cuando hablo de educación, no me refiero solo a los conceptos que aprenden, obviamente, sino a cómo los aprenden.

La elección de colegio está resultando tan difícil como esperaba. Envidio a esas personas que desde el momento -1 tienen claro que cole va a ir en primer lugar de la lista.

Sigue leyendo

Esa noria llamada vida

Esa noria llamada vida.

Querer y no poder, no tener tiempo. Ese gran lastre de nuestra generación. 

Algunos dirán que es falta de organización y, tampoco les quito razón. Llevamos unos meses de caos y encadenando unos días con otros.

Cambio de trabajo, dos niños, la casa, las cenas, las comidas del día siguiente, los baños… Con suerte, y mucha, Marc se duerme sobre las 22:00h con ayuda (y mucha) de su padre y Pol, que lo hace antes, se sigue despertando cada 2 horas para recordarnos que aunque tenga 15 meses, sigue siendo un bebé.

Así que va siendo hora de sentarnos y organizarnos de alguna forma que nos permita seguir teniendo un espacio para nosotros, no como padres, si no como seres humanos adultos e independientes. Volver a yoga, salir a comprar ropa sin tener que correr por la tienda diciéndole cada 35 segundos a un niño de 3 años que “eso no se toca”, salir a cenar, viajar… y hacerlo sin agobios. Hacerlo sin culpa. Culpa de cargar a terceros con una faena que no les toca, que no necesitan y que nunca pidieron. 

Ya veis, llevo meses OUT, me he perdido la polémica de Samanta Villar, Soraya Arnelas, las curvas de Zara, el Bexsero, el Carnaval, las Navidades y prácticamente todo. Pero vamos, os resumo rápido:

  • Te apoyo y entiendo
  • Te apoyo y entiendo
  • WTF?
  • Vacunados
  • Spiderman e Indio
  • Comer, comer y comer

Saludos desde el bello caos de la maternidad 😂😂😂😂😂😂😂😂

     

     

    ¡Felices Fiestas!

    No quería dejar acabar el año sin pasar por aquí y desearos a todos y todas unas felices fiestas.

    Ha sido un año de muchos cambios y de nuevos horizontes. Por supuesto, de 365 noches sin dormir y pañales multiplicados por dos.

    Me encantaría decir que escribiré más a menudo pero no lo se. Estoy aprendiendo a vivir (disfrutando) el presente y no puedo prometer, ni prometo.

    Por lo pronto os digo que Marc está ya en los 32 meses, con una rebeldía que llegó hace un año para quedarse y Pol acaba de cumplir un añito y tiene 6 dientes.

    Como pasa el tiempo… 

    Cuando tuve a Marc pensaba en lo mucho que cambia la vida al ser madre. Pero cuando tuve a Pol, dejé de tener tiempo para pensar… jajajajaja

    ¡¡FELIZ AÑO A TOD@S!!

    Niños frustrados 

    Esta mañana se me atragantaba el café al leer la noticia de una niña que se quitaba la vida (tras superar un cáncer) porque no soportaba el acoso al que era sometida en la escuela. Cada vez más son los pequeños que deciden que no hay nada a este lado que merezca la pena y me produce mucha, muchísima tristeza.

    Esto me ha llevado a pensar en que “algo” estamos haciendo mal. Sin ánimo de juzgar u ofender quiero compartir este pensamiento con vosotros. Porque me preocupa, me ocupa y mis hijos pueden ser sarten o mango en este asunto. Esto no es más que una de las muchas reflexiones que hago, a veces, llego a conclusiones, otras simplemente divago.

    Sigue leyendo

    Las tallas de bebé, son los padres…

    Esto es un tema digno de Iker Jimenez y su nave del misterio.

    De todos es sabido que la 38 de Zara es más pequeña que la 38 de H&M y es que, cada casa confecciona como le da la gana.

    Mis embarazos de mierda riesgo y mis reposos, me llevaron a tener que comprar ropa desde casa, por el interné, y creedme, fue una odisea. Devolví pantalones, chaquetas, camisas, jerséis… jajajaja Con la moda tan magnifica del “oversize”, una talla S le queda holgada hasta al muñeco de Michelin, pero en fin, doy esta guerra por pérdida. 

    A lo que voy… las tallas de bebé. Particularmente, los zapatos. Los zapatos de baby son CARÍSIMOS, por eso no es extraño que muchos, nos lancemos como locos a por ofertas en Privalia, Shopiteca, etc. 

    De entrada, crees que has hecho una gran compra y estás feliz, deseando que llegue el paquete. Estas tranquila porque has mirado los zapatos que lleva tu hijo, un 23, y has comprado un número más siendo previsora.Y entonces llega… Y se los pruebas y resulta que ese 24 taaaan bonito le queda pequeño. Te cabreas claro. Quieres devolverlos, pero Privalia va a su ritmo y te devuelve el dinero cuando los astros se alinean con la luna de Neptuno (no se si tiene luna). Así que aprendes la lección, la próxima vez que quiera unas zapatillas de esa Marca, tengo que pedirle dos números más. 

    Vuelves a la busqueda de chollos, porque necesitas los zapatos. Y encuentras unos botines preciosos y bien de precio. ¿Qué número compro? Pues venga va, el que lleva, el 23. Y llegan, y resulta que ese 23 lo han hecho en planeta BigFoot y a tu hijo le sobran (por lo menos) dos dedos.

    ¿Os ha pasado?

    Tengo unas DC del 22 que podré ponerle cuando vaya a la universidad, unas Munich del 24 que le van justas, unas Geox del 23 que le van bien, unas del Decathlon del 22 y unas zapatillas del 25. Así es amigos, tenemos un cajón de zapatos y zapatillas que da miedo. 

    Yo creo que la catástrofe viene dada por la conversión sin ton ni son de las tallas americanas o inglesas a las europeas.

    Mi conclusión: no hay un orden natural en las tallas de zapatos.

    En adultos, como mucho y según el fabricante, puede haber una talla de diferencia pero… ¿3? 

    En definitiva, necesito comprar zapatos a Marc y me están dando los sudores de la muerte… tengo dos opciones, arriesgarme y morir o bien meterme en el coche y hacer unos kilometrillos para comprárselos previa prueba. 

    ¿Os pasa lo mismo? ¿Lo hacen a propósito?

    Feliz lunes!!