TEST O’ SULLIVAN

Después del susto y la colocación del pesario, parece que las aguas vuelven a su cauce otra vez.

Esta semana he tenido analíticas, visita con mi doctora, cultivo… Un lío vamos. Tengo que apuntarme todas las visitas a médicos que tengo en el móvil, el calendario de la cocina y hasta en las manos para no olvidarme ninguna. Ya me parece bien que los controles sean más seguidos, pero estoy súper agobiada.

Según he entendido tendré visita cada dos semanas con la doctora que me colocó el pesario y lo mismo también con mi ginecóloga, es decir, que cada semana veo a una. Sin contar que llevo dos analíticas en 5 días y sin olvidar que tengo que ir cada lunes al CAP a por el parte de cobro. Aunque lo único realmente importante aquí es que mi bebé esté bien.

Pero vamos al lío… Este lunes me hicieron el famoso TEST O’ SULLIVAN o PRUEBA DEL AZÚCAR. Suele hacerse entre las semanas 24-28 (en mi caso la 26+3 días). No es más que una analítica de sangre en ayunas y, una hora después de haber bebido un frasquito que lleva azúcar básicamente. Es decir, te vas sin desayunar al médico, al llegar te dan el bote, te lo bebes y en una hora pinchazo. En una semana suelen dar los resultados. Lo que hace es medir el azúcar en sangre para ver si se metaboliza bien el azúcar. Si el resultado es menor a 140 mg/dl todo está correcto, si es superior hay que repetir la prueba pero esta vez, más larga, creo que son 3 horas y la cantidad de liquido a beber es el doble.

0ceb35a2464b29421b66dfc806d7d72e

En mi caso, 104 mg/dl. No tengo que volver a beber ese líquido asqueroso.

¿PARA QUE SE HACE?

Para descartar que las mamás desarrollen lo que se conoce como DIABETES GESTACIONAL, una de las complicaciones que pueden darse a finales (generalmente) del segundo trimestre. Esto hace que la mamá no produzca suficiente insulina y que el bebé corra riesgos al nacer de tener bajadas de azúcar importantes que perjudiquen su salud.

RECOMENDACIONES

Si os dan el frasco unos días antes, por Dios, metedlo en la nevera. Es azúcar puro y el sabor es bastante desagradable aunque ponga que sabe a naranja. Aunque más que el sabor en si, a mi lo que me costaba era tragarlo de lo espeso que es. Hay chicas que se marean y otras hasta vomitan. ¡No es por asustar! Pero vamos, que es normal. Al final le estamos metiendo un chute de azúcar al cuerpo que no veas…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s