La vida con un bebé “movido”

Hola a todos y feliz San Juan a todos aquellos que estáis de celebración!! (En Cataluña tenemos fiesta).

Como habréis observado, he bajado una barbaridad mi nivel de posts de un tiempo a esta parte. La verdad es que no era mi intención y, ni mucho menos se me han acabado los temas, pero el tiempo no es mi compañero.

Nunca os he dicho en que trabajo, soy comercial-administrativa de una empresa muy grande (que en breve dejará de ser tan grande porque están negociando un ERE del 50% de la plantilla). Tengo un buen horario, entro a las 08:00h y salgo a las 15:00, horario francés. Tengo un sueldo muy digno del que no puedo quejarme y unas condiciones laborales muy decentes. El único “pero” de mi trabajo es el estrés y la presión de nuestros superiores. Resumiendo, no puedo protestar,

Mi plan de vida antes

Mi plan de vida antes

Os lo he dicho muchas veces, soy muy afortunada. Antaño, cuando Marc no era de carne y hueso mis tardes eran de película. Llegaba, comía, hacía algo de faena (poca o nada porque la dejo siempre para el finde), me sentaba enfrente del ordenador y veía Juego de Tronos, Dexter, Fringe, True Blood, American Horror Story…. y un largo etcétera. No iba al gimnasio porque no me daba la gana, pero podía. Iba a comprar, salía con las amigas, hasta me permití el lujo de apuntarme a clases de inglés y, hasta empecé segunda carrera, la de verdad, la que me gustaba, la vocacional: historia. El tiempo era lento, relativo, a mi favor. Solo me dedicaba a mi, a ser yo.

Pero llegó Marc. Y me lo puso todo patas arriba. Y cambié Juego de Tronos por Juego de Tronas y Dexter por la fruta. Y ahora llego y empieza una vorágine de acontecimientos rutinarios que me sumen por completo y, a veces, hasta me consumen. Y los que sabéis de que hablo, sabéis a que me refiero. Tras 7 años de vida en pareja, haciendo lo que me daba la real gana, entrando y saliendo, la vida me dio un vuelco que no esperaba. ¿QUE NO LO ESPERABAS? Pensareis algunos, pues no, no imaginé ni por un segundo cuando me quedé embarazada que mis días iban a ser tan diferentes.

Primero fueron los cólicos, las noches sin dormir, los paseos desesperantes a las tantas de la madrugada, la falta total y absoluta de sueño y la desesperación. Recuerdo la sensación tan amarga de amor y desencanto a la vez alguna noche. Recuerdo el baby blues . Recuerdo como lloraba al principio… ¡que duro!

Y es que Marc, desde que nació, lo hizo para marcar la diferencia. Nació con los ojos tan abiertos, que daba miedo. Recuerdo que lo miré y pensé, está enfadado conmigo, no quería salir aún de ahí. wpid-wp-1435154558224.jpeg

Hay niños movidos, hay niños “trastos” y luego está Marc. Él consume el 100% del tiempo de cualquiera a su alrededor, reclama atención constante, necesita interactuar con todo y todos. Se sube a los muebles, corre por toda la casa, quiere subirse solo al tobogán en el parque, enchufa y desenchufa las cosas, cambia de canal la tele, abre los cajones y lo saca todo, lo vuelve a meter, hace mil monerías para llamar la atención, no quiere jugar solo, quiere salir al balcón y se cabrea porque no le dejamos, le encanta la escobilla del WC, meter la mano en la comida de la perra mientras come, chillar, dormir mas bien poco y mal, y un largo etcétera que me llenaría mil páginas.wpid-2015-06-24-16-04-30_deco.jpg

Así que cuando llego del trabajo suelen ser las 15:45h, como y me siento 10 minutos en el sofá. Ya son las 16:30, preparo la merienda y nos dan las 17:00h, se la doy y jugamos un rato, bajamos a comprar o dar un paseo sobre las 18:30h, nos suelen dar las 19:15 cuando llega el papi.  A esa hora depende del día nos vamos de paseo con la perra todos, llegamos a las 20:15h, le baña su padre mientras yo preparo las cenas. A las 21:00h cenamos, recogemos y le dejamos campar un rato por el comedor para que se canse y haga la digestión, ese ratito vemos la tele si nos deja. A las 22:00h a la cama con batalla asegurada. A las 23:00 suele dormirse y la mayoría de las veces yo también.

La cuestión es que cada uno de los minutos de mi tiempo extra laboral se los dedico a él. Así que poco me queda para el Blog o para mi. Cuando llego empiezan a desencadenarse un acto tras otro y, para cuando me quiero dar cuenta estoy en la cama con un bebé de 14 meses encima mío con la boca abierta y un reguerillo de babas que le acompaña.

Igual que os digo esto, os digo que no sería capaz de pasar un día de mi vida sin mi hijo. Por mucho que eche de menos salir, quedar los fines de semana, ir a restaurantes nuevos, conciertos, viajar, ver series y tener todo el tiempo del mundo, él lo hace especial. Él, y no yo, es el motor de mi vida ahora.

Un abrazo a todos!!

Anuncios

4 comentarios en “La vida con un bebé “movido”

  1. Ayyy cómo te entiendo y a mí me pasaba igual. Aunque sabes que un hijo te va a suponer dedicarle tiempo, realmente no te imaginas que tu vida se ha terminado jajaja. En el buen sentido de la palabra, dejas de tener tiempo para ti, esto es así. Niño también era muy inquieto y muy demandante, aunque nunca fue de tocar demasiado,, pero no podía dejarlo solo por si se abría la cabeza. Pero te diré que a partir de los 3 años la cosa cambia, se vuelven más independientes y puedes contar con ellos para más cosas! Ánimo!

    Le gusta a 1 persona

  2. Te entiendo, mi vida era muuuy distinta tambien, pero que bonita es ahora! PAra darte animo puedo decirte qeu mi hijo hasta el año y medio era un terremoto, pero poco a poco empezó a calmarse y ahora juega mucho tiempo solo y me deja mis tiempitos para ser semi persona 🙂

    Le gusta a 1 persona

  3. Mi vida era más o menos igual cuando nació mi primera hija: cada segundo del día lo tenía que dedicar a ella y sólo podía hacer algo distinto en el escaso rato que pegaba el ojo… y por algo distinto me refiero a cosas tan prosaicas como darme una ducha o ir al baño. Si te sirve de consuelo con el tiempo una acaba buscando los huecos entre los minutos para hacer las cosas. Ahora con dos criaturas, la peque de apenas 9 meses y la mayor con tres años, pensé que sería imposible pero es más o menos lo mismo: arañar segundos al día para poner lavadoras, leer el correo o depilarte las piernas!!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s