Del sexo loco o “aquellos maravillos años”

Ayer, mientras Marc correteaba como loco por el comerdor a las tantas de la noche, (hemos optado por dejar que se canse solo y de duerma cuando le de la gana) nos pusimos a hacer zapping por el Yomvi ese a ver si le sacábamos partido. Nos decidimos por Sex Tape, ¿la habéis visto?

sex-tape-header-2Es la historia de cómo un matrimonio intenta, en una noche libre de hijos, reavivar la llama de la pasión con un maratón de sexo para rememorar viejos tiempos. Para ello, deciden grabar una porno casera: ERROR. El archivo se acaba sincronizando con cada uno de los Ipads que el matrimonio había regalado a sus amigos y conocidos (¿Quién coño regala un Ipad a su jefe?) y se vuelven locos intentando recuperarlos para eliminar el vídeo.

La peli, me llevó a pensar en mi propia vida. ¿Os acordáis de aquellos primeros meses? ¿Donde todo valía? ¿Cualquier sitio era bueno? ¿Cuando 4 era mejor que solo uno?

Para no utilizar palabras vulgares ni que lleven a gente “extraña”  a dar con este blog serio (jajajajaja) por Google, el acto físico en si pasa a llamarse, oficialmente desde este momento, “Bailar Sardanas”.

Yo recuerdo Bailar Sardanas a todas horas cuando, hace ya 13 años, conocí a mi marido… los sábados eran auténticos maratones. En el 206, en el sofá, en el suelo del comedor, en la ducha, en las duchas del camping, en una silla, de noche y día, en silencio porque estaban mi suegra y la vecina en el comedor viendo la novela… bailar sardanas era nuestra especialidad, siempre teníamos ganas. Obviamente aquella fiebre pasó y nos volvimos más tranquilos con los años.

A los 5 años de novios, que dicen las abuelas, nos fuimos a vivir juntos y, tras 7 de convivencia, nació Marc. El embarazo no fue un impedimento para seguir dándole a las Sardanas de vez en cuando pero, cuando me dieron la baja por riesgo a las 24 semanas, se detuvo el baile hasta después de la cuarentena. Fueron 4 meses sin un solo baile… después de eso, el cansancio y la falta de sueño hacen que lo vayas dejando un poco de lado y te centres en lo importante, ¿el bebé? Bueno… no… descansar jajajajaja

14322295073461No obstante, entre siesta y siesta de Marc, hemos conseguido un ritmo bastante bueno y seguimos bailando, al menos, una vez por semana. Porque a veces, aunque una no tenga muchas ganas y esté cansada, una vez puestos… pues oye, no está nada mal.

Es lógico bailar sardanas a lo loco al principio, eres más joven, tienes más energía, quieres complacer a la otra persona, quieres complacerte a ti… también es lógico bajar el ritmo con la convivencia, os veis todos los días, ya no hace falta “hacerlo aquí y ahora” porque en realidad, es tu casa y nadie va a aparecer en tu habitación preguntándote que quieres cenar. Quiero pensar y me digo a mi misma que, cambiamos la cantidad por la calidad.

Es más que entendible un parón en los primeros tiempos de la recién estrenada paternidad/maternidad por el tema hormonal, el cansancio y la falta de tiempo e intimidad. Pero, bajo mi opinión y mi humilde punto de vista, es impensable e imposible dejar de bailar sardanas durante meses. Igual cuando nazca mi segundo retoño tengo que tragarme estas palabras y os confieso mi atrofia sexual, quien sabe, pero hoy por hoy, soy de las que piensa que es necesario cuadrar agendas si hace falta y encontrar un hueco.

He leído y oído de todo sobre este tema. Gente que pierde la pasión, mujeres que no tienen ganas, maridos que dejan de sentir atracción por sus mujeres tras el parto, gente que no quiere bailar sardanas embarazada por no hacerle daño al bebé… hay mil historias, cada una diferente y respetable.

AR-140809920Pero ésta es mi historia y, creo que, para disfrutar bailando sardanas, es importante no dejar de ir a clases regularmente. Claro que estamos cansados, claro que los niños agotan, claro que tenemos que ir a trabajar y recoger la casa, hacer la cena, planchar… ¡¡pero las sardanas son la sal de las relaciones!! Si no cuidamos la pareja, puede olvidarsenos porque bailábamos sardanas y eso, no debería estar permitido.

Obviamente el tiempo no es el mismo que antes, ni la edad, ni las responsabilidades… pero hay que encontrar hueco, ¿no os parece?

¡¡Feliz domingo!!

Anuncios

12 comentarios en “Del sexo loco o “aquellos maravillos años”

  1. Jajaja, cuanta razón tienes! Es imprescindible encontrar un hueco para “hacer unas risas” con la pareja (¡otro buen simil para bailar sardanas!) y aunque con los hijos se pierda la espontaneidad, no tiene por qué desaparecer también la pasión o las ganas. Yo escribí hace poco un post sobre el tema. Te lo dejo para que te eches unas risas: https://mamaenelsigloxxi.wordpress.com/2015/02/24/sexo-panales-y-rock-and-roll/

    Le gusta a 1 persona

    • Ostras como me he reído leyéndote… me ha encantado lo del ‘sexo ninja’, no te creas tu que alguna mañana hemos tenido que apretar el ritmo por esto de que ‘se despierta el niño’ jajajaja al principio por eso, hace falta mucha comunicación y confianza con la pareja pq como dices, entre “este cuerpo no es el mio” y los ungüentos del infierno, es un poco… raro muchas gracias por compartiiiiiiiir!!!!! 😀

      Me gusta

  2. Ay sí! Hay que encontrar hueco… Pero a veces estamos muertos, cuando tenemos tiempo son las 11 de la noche pasadas (también optamos por dejarles dormirse cuando tuviesen sueño… Total se dormían a la misma hora pero yo perdiendo el tiempo…) yo también recuerdo aquellos maravillosos años… Y a veces los echo de menos, pero bueno todo va cambiando… También cambiamos cantidad por calidad….

    Le gusta a 1 persona

  3. me parece necesario encontrar el momento! es tan fácil caer en la rutina, verdad??? cuando el peque duerma o cuando este jugando o cuando sea! hace unos meses escuche hablar de una iniciativa de retos y una de ellas era hacer algo con la pareja, me sorprendió la cantidad de gente que dijo que la maternidad les había separado un poco como pareja!

    Le gusta a 1 persona

    • Dios…. Fácil no, lo siguiente! Que si pañales, fruta, baño, paseo, cena, recoge, bibe…. la rutina es lo peor!! Llega sin avisar y suele ser para quedarse. Mi madre ya me lo avisaba: los hijos no unen… jajajajajaja es difícil mimar la pareja, pero imprescindible si quieres seguir escribiendo una bonita historia que contar a los nietos 😉

      Le gusta a 1 persona

  4. Sigo tu blog desde hace más de un año, y me encanta! Empecé a seguirte dado que te encontré buscando info sobre embarazo, y a cada entrada tuyo me siento muy identificada. La de hoy me ha encantado

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s