Nunca digas nunca: biberón, chupete & otros menesteres

Cuando me quedé embarazada la primera vez, tenía claro (en mi mente de primeriza ingenua) como iba a ser mi maternidad pero, con el nacimiento de mi pequeño hooligan, esa estampa de maternidad idealizada, empezó a adaptarse a lo que yo llamo “sobrevive o muere”. 

Yo me veía acunando a mi pequeñín, siempre sonriente, peinada y duchada. Una madre modelo, de esas que no sufren cambios de humor por pasar la noche en vela y que son todo paciencia y dulzura.

Pero, ni la lactancia es el éxtasis total, ni los bebés duermen de un tirón, ni se bañan todas las tardes, ni comen siempre cosas sanas, ni duermen en sus cunas, ni los chupetes son tan malos como los pintan en los clubes de la Liga de Leche.

Estas son las cosas que dije que nunca haría y he tenido que tragarme mis palabras:

  • NUNCA DORMIRÁ EN MI CAMA. Un clásico de todos los tiempos (este mes ha estrenado su cuna)
  • SE DORMIRÁ SOLO. Y 18 meses más tarde, ahí estamos. No tengo más que añadir señoría.
  • NO PIENSO DARLE CHUPETE. Eso decídselo a él, que cuando llega a la guardería y ve a los otros succionando cual vampiros, lo primero que hace es pedir “la pipa”.
  • ¿POTITOS? NEVER! Hombre, never, never… tampoco. Pues no me han salvado cenas ni ná. Sin abusar, porque ahora debemos llevar dos meses que no, pero siempre hay uno o dos en los armarios.
  • ¿BIBERÓN? NO GRACIAS. Después de dar el pecho más de un año y, mi pequeño rechazar siempre los bibis, ahora se zampa dos al día (si, a estas alturas de la película): uno de noche y otro para desayunar, con cereales.
  • CREAREMOS UNA RUTINA. jajajajajajaja ¿Rutinas? ¿Bebés? Por más que lo intentamos, es imposible. Ya cansados de luchar, pelear y frustrarnos, le dejamos que se duerma cuando le sale del arco de triunfo. Lo que intentamos es darle las comidas siempre a las mismas horas y sobre las 21:30h llevarlo a su habitación (donde puede pasar horas sin apoyar la cabecita en la almohada).
  • NO LE DEJARÉ VER LA TELE. ¡Claro! Es tan fácil ¿verdad? Pues ya nos sabemos de memoria las canciones del Little Baby Bump, los episodios de Pocoyó y las estructuras del TUTITU.
  • NADA DE COMIDA BASURA. A ver… Que aquí voy cumpliendo, pero algún BocaBit que otro va cayendo…
  • BAÑO DIARIO. Esto… Pues si apenas se ha manchado. Ya si eso, mañana.
  • ESTERILIZARLO TODO. Una vez, metí unas llaves de juguete (esas de mordedor) en agua hirviendo, para esterilizarlas antes de dárselas y acabaron pareciendo metralla. Creo que esa fue de las pocas veces que herví nada.

Y seguro que me dejo cosas, ¿o no?

Al final, todos hacemos lo que podemos, lo mejor que sabemos. Y ¿sabéis que? Nuestros hijos crecen sanos y felices, que es lo importante al fin y al cabo.

Anuncios

12 comentarios en “Nunca digas nunca: biberón, chupete & otros menesteres

  1. Amén a tu frase final, no tengo más que añadir! Si es que al final sobre la marcha se va haciendo, tenemos que vivir y nuestros pequeños también y disfrutarlo! Son unos pocos años lo que esto dura, así que para qué vamos a sufrir tanto!

    Le gusta a 1 persona

  2. Jajajaja yo me he tragado todos mis “yo no haré eso” ,o ” madre mía tan difícil no será que un niño se duerma en su cuna”…. Desde fuera se ve todo suuper diferente, y si para poder vestirme mi niño ve alguna que otra canción de la Gallina Pintadota en YouTube…. Pues llantos que nos ahorramos,porque si no no hay manera oiga!
    Verás como todo va genial en este parto!

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Ya te digo! Además recuerdo conversaciones con mi marido en plan criticón con otras parejas del tipo: “Madre mía, ¿como se les ocurre meterlo en la cama con ellos?” Al final, no creo que siga queriendo dormir con mamá&papá hasta los 18, ¿no? Todo pasa y se trata de hacerlo fácil, no difícil. ¡Disfrutemos un poco!

      Me gusta

  3. Nunca sabes como vas a reaccionar hasta que te ves en la situación, yo me rio cuando recuerdo que decía que no cogería en brazos a mi hija para que no se acostumbrara y luego era la que le decía a la gente:¿no quieres cogerla? Jajaja… Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

  4. Pues ahí estamos, jeje,sobreviviendo como tu dices. Lo de los potitos me ha hecho mucha gracia porque yo era totalmente reacia. Con el mayor lo cumplí, incluso cuando nos íbamos de viaje, yo me llevaba su comidita casera. Con el segundo cambió y anda que no ha comido potitos el pobre… Y con el biberón ahí estamos luchando para quitar la dependencia…

    Le gusta a 1 persona

    • Es que al final… Yo también prefiero darle comida natural y hecha en casa, pero hija, hay noches que caigo fulminada en el sofá y pienso “por un día”… Y bueno, más de uno… jajajajaja No se, en esto de la maternidad te das cuenta de que no todo es blanco o negro, hay una escala de grises infinita en medio.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s