Mi adorable terremoto

Esta mañana pensaba en lo rápido que pasa el tiempo, como los días (a veces) se hacen largos e interminables y, a la vez, los meses corren veloces.

Marc tiene ya 21 meses, para 22 (1 año según su pediatra del CAP aunque yo difiero, no me puede comparar un bebé de 13 meses con uno de 20…). Sí, soy super fan de hablar en meses y semanas, así es la maternidad.

A veces (casi siempre) me trae loca y me pone nerviosa, no hace caso de nada, cualquier regañina es un juego que sigue con una pícara mirada. Me pone a prueba, pone a prueba sus propios límites y la paciencia de todos los que están alrededor. Se sube a las sillas, sube con el correpasillos en los juguetes, mete cosas que no debe en el microondas, la secadora y el lavavajillas, abre los armarios y me saca absolutamente todo lo que encuentra… es travieso de libro.
image

Pero luego veo los avances de gigante que ha hecho y veo esa inocencia tan pura, esas ganas de experimentar, de aprender, de probar cosas nuevas, de jugar… y se me caen la baba cuándo me ve y viene corriendo a abarazarme al grito de “¡¡¡¡¡mamá!!!!!!”

Cosas que hace Marc que me llenan de orgullo y amor infinito:

  • Bailar
  • Cantar (se sabe ya varias canciones aunque si no conocéis el lenguaje bebecil, no conseguireis descifrarlas)
  • Saltar
  • Comer solo la sopa o las lentejas
  • Intentar vestirse solo
  • Avisarme cuando Pol llora
  • Pasear a Sasha
  • Ayudarme a meter la ropa sucia en la lavadora
  • Sacar y guardar (en su sitio) los platos del lavavajillas
  • Traerme el recogedor cuando se lo pido
  • Jugar con otros niños
  • Pasar las hojas de los libros como si supiera leer
  • Hacer burbujas en la bañera con la boca o hacerme pedorretas
  • Coger en brazos a su hermano pequeño
  • Avisarme (a veces) de que tiene caca
  • Dibujar (sí, que pasa, arte abstracto)
  • Hacer torres con los bloques de madera o los megablocks
  • Intentar arreglar absolutamente todo con un destornillador (purgar los radiadores incluidos)
  • Imitar a los mayores

Pero sobretodo, me llena de ternura y amor su capacidad de ilusionarse y sorprenderse. Ese instante en que su mirada se ilumina y se lleva la mano a la boca en plan “¡Oh my God!” me hace volver a sentir que el mundo es maravilloso.

Y pienso… que hombrecito más apañao. Y se me olvidan las travesuras, las rabietas, su cabezoneria, la comida desparramada por el suelo, sus manitas marcando todos los muebles del comedor… y pienso en las palabras de Rosa Jove: ” Pobre del niño que no tenga rabietas, significará que no tiene ideas propias“, y me digo que no lo estamos haciendo tan mal, aunque a veces parezca un auténtico hooligan.

¿Que cosas hacen vuestros bebés que os llenan de satisfacción? ¿También tenéis esa sensación de vivir de prisa y despacio al mismo tiempo?

Un abrazo!!

Publicado desde WordPress para Android

Anuncios

4 comentarios en “Mi adorable terremoto

  1. Ufff Abril con 18 meses hace mil cosas que me llenan a tope de satisfacción. Pero la que más más más más, fue precisamente la semana pasada que le dije: “M’estimes?” Y me contestó súper concentrada: “Xi mama”

    buaaaaaahhh lagrimonessssssss!!!

    Q post más bonito has escrito. 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s