La soledad de ser madre

El titulo puede parecer algo deprimente ¿verdad? De entrada muchos deben pensar “Mujer, tienes dos niños de menos de dos años, sola no estás, tienes a tus peques, tu marido, tus padres; exagerada”.

Pero no me refiero a ese tipo de soledad. Ya se que LITERALMENTE no estoy sola, no soy tonta. Bueno, tal vez un poco pero no es el tema. Me refiero a la soledad “amiguil‘. A como pareces desaparecer del globo terráqueo una vez has parido. mater--575x323

Al principio es algo sutil, vienen a verte (las que han sobrevivido a tu embarazo), te traen un detallito, te mandan mensajes… pero ¡oh! de repente han pasado tres meses (o tres años) y te das cuenta que apenas has salido de casa, no has vuelto a pintarte los labios de rojo y no recuerdas que es eso de “tomar un gintonic”.

Pero empecemos por el principio. No os quiero engañar… no tengo amigos al estilo  Friends o Sexo en Nueva York. Quizás sea fruto de mi incapacidad para confiar en la gente. Mis amigos de la infancia, se reducen a 2 o 3 y solo nos vemos en vacaciones con suerte. Amigos del alma… hombre, pues tengo amigos, claro que si, pero cada vez nos vemos menos (o nada). Con los mas cercanos intentamos reunirnos y ponernos al día “in person” al menos un par de veces al año y hablamos por whatsapp con asiduidad.

A lo que voy… Con mi primer embarazo aprendí a relativizar y después de muchas decepciones, salí reforzada. Ya sabéis, amigas que no te llaman, amigas que se acaban enterando por Facebook de que estás preñada, amigas que nunca tienen tiempo para venir a hacer una visita (yo no podía salir de la cama o el sofá por prescripción médica) incluso, amigas que no llegaron a conocer a tu retoño.

Aprendí, con mi primer hijo, a no hacer muchos planes y a apoyarme en mi marido y familia. A no esperar nada de la gente. Aprendí que las amigas solteras o sin hijos cada vez te llaman menos, cada vez cuentan menos contigo y que las relaciones se van enfriando más (hasta congelarse muchas veces).

Con mi segundo hijo he aprendido que la amistad de toda la vida está sobrevalorada, que cuento mas con mis amistades 2.0. que con las tradicionales (Núria / @nuoto, Angeles, Anabel, Judith, Nayara en particular y las mamas tuiteras en general). Que con ellas puedo ser más yo: sin decepciones, sin mochila, sin rencores.

Pero ¡ojo! Esto no va de buscar culpables. Ser madre es un trabajo a jornada completa, sin vacaciones ni fines de semana. No hay un estatuto que regule nuestros derechos para con nuestros hijos y , aún menos, nuestras obligaciones. La vida, simplemente, en la mayoría de los casos, cambia. Y si a veces nos es difícil darnos un baño decente, imaginad quedar con una amiga.

Aunque es algo de lo que nadie te habla cuando estas embarazada (porque es un palo que nadie quiere dar), maternidad y soledad, van cogidas de la mano, al menos al principio: noches en vela, pañales, resfriados, dientes, fiebre, lactancia, rabietas… hacer planes se torna complicado. Estás cansada, sobrepasada en algunos casos. Al principio incluso eres tú quien rechaza planes propuestos porqué te es imposible o te supone un esfuerzo extremo, pero con el tiempo, el vacío es inevitable en muchos casos (más si hay distancia de por medio). La gente sigue con sus vidas de “sinhijos” : museos, conciertos, cenas, fines de semana, cine, teatro.

Pero, ¿sabéis que? Que tengo una familia preciosa, unos hijos maravillosos y nada más necesito por el momento.

Quizás ser madre me ha supuesto estar más sola en el sentido más estricto de la palabra (familia a parte, que son la caña: mamá, papá, laura, piti, tías carmen & mari, manolito gafotas, abu…) pero muy acompañada en la versión más moderna y social media actual.

Y sí, ahora mis planes incluyen 2 bebés para todo, y mi mayor actividad al aire libre es ir al parque a disfrutar viendo como mi hijo mayor se tira solo por el tobogán…. ¿Y QUÉ? ¿Soy un coñazo? Tal vez, pero muy feliz (y a la vez loca e histérica sometimes, hay que decirlo tó).

Aunque debo confesaros algo, adoro mi soledad. Como buena gallega, adoro los días grises y mi propia compañía. Así que como dijo Séneca:

“La soledad no es estar solo, es estar vacío”

Y vacía os aseguro que no estoy. Estoy llena de muchas cosas. Soy muy afortunada teniendo a Iván y los niños a mi lado.

Y vosotros, papis&mamis, ¿os habéis visto en éstas o seguís tan activos socialmente como antes?

 

Anuncios

25 comentarios en “La soledad de ser madre

  1. Con tu permiso comparto en mi facebook.Q gran artículo!me haces ver es algo q pasa más a menudo d lo que imaginaba.A pesar de la soledad en el sentido q explicas, no cambiaría la maternidad por nada del mundo. Los que se quieran quedar a acompañarme en la gran aventura de ser madre que se queden y los que no…bye bye! No quiero ser la tipica a la q se sienten obligadas a visitar una vez al mes.Los que de verdad nos quieren se encontraran para nosotros incondicionalmente.feliz dia a todas!muackaaaaa!

    Le gusta a 1 persona

  2. Yo no tengo hijos (todavía), y siento que he perdido a muchas amigas por ser madres. Dicen que porque “tú sólo trabajas” te tienes que adaptar a sus horarios y sus planes (y eso intento, pero no puedo quedar un martes a las 18h para merendar a no ser que engañe a mi jefe con una falsa visita médica, y quedar a las 20h ya les parece demasiado tarde porque toca baño y cenas). Luego, los sábados y los domingos tienen comidas con la familia/padres/suegros -momento que aprovechan para dejar a los peques con alguien de confianza para descansar un poco-, y luego ya se les hace tarde y vuelve a tocar baños y cenas en casa. Yo todo eso lo entiendo. Pero sí, me ha pasado que me he enterado por Facebook de un segundo embarazo de una muy amiga mía porque intentar quedar con ella tras el primer hijo era casi tan difícil como conseguir audiencia con el Papa. Inevitablemente acaban haciendo piña con otras madres y apartan de su vida a las “sin hijos”. Es una lástima porque es un crío que me hizo mucha ilusión, y seguí el embarazo y el parto en primera línea. Ahora me tendré que conformar con ver cómo crece el segundo gracias a las RRSS. No os abandonamos. Pensad que muchas os aisláis voluntariamente.

    Me gusta

    • Es lo que digo, que no se trata de buscar culpables. La vida con hijos cambia SI O SI, el cambio no es opcional. Los horarios son otros, las actividades, las salidas, las vacaciones… todo es diferente. Pero como todo, es una fase. Los niños se harán más grandes y ya no dependerán tanto de nosotros. Creo que es entonces cuando se puede retomar la vida social sin morir en el intento y estoy segura de que los amigos de verdad ahí estaran/estaréis/estaremos. Gracias por comentar!!!!!!!!

      Me gusta

  3. Ay que ilusión me hace encontrarme a una mami gallega por aquí jeje¡ Estoy completamente de acuerdo con lo que dices, cuando me quede embarazada (he de decir que mi vida era plenamente universitaria) las personas qu consideraba mis amig@s fueron desapareciendo, parece que cuando no sales de fiesta o simplemente no puedes salir ya no cuentan más contigo¡ por suerte puedo contar con algún amigo de eses que te llama, te hace visitas y te ayuda cuando mas lo necesitas¡ y por suerte tb tengo una familia maravillosa que me apoyo en todo momento¡ hoy por hoy soy una marginada en clase jaja pero me importa poco, porque cuando salgo de allí tengo fuera algo que realmente merece la pena😍😍

    Le gusta a 1 persona

  4. Buf….yo también me e sentido así y me siento algunos días….tengo que agradecer a mis dos mejores amigas (una sin hijos, y otra embarazada) que estan ahí, intentamos vernos como poco una vez a la semana (que no siempre), y eso te hace salir…pero lo que peor llevo es ir al parque sola, no saber que hacer los fines de semana, a donde vas sola?….en fin….esperemos que sea pasajero y hagamos nuevo grupillo con niños de la edad de ni hija este septiembre en el cole. Muy buen post y muy real! Me encantas!

    Le gusta a 1 persona

  5. Creo que quien más quien menos hemos escrito alguna vez sobre ese sentimiento de soledad. Es ciero q no se habla de ello, de hecho hay gente q se lleva al bebé desde recien nacido a cualquier sarao hasta las mil de la noche… pero imagino que serán los menos. Los primeros meses son duros por eso, porq todo gira alrededor del bebé se está muy cansado… y se pierden amigos por el camino a nosotros también nos ha pasado. Se queda un sabor de boca extraño porque simplemente se deja de quedar, no entiendes muy bien lo q ha pasado… pero bueno, se hacen amistades nuevas q estan tan solicas como nosotros jejeje y se ponen estas en común!! Ánimo y a disfrutar de tu familia q eso si q es lo más maravilloso!! 🙂

    Le gusta a 1 persona

  6. Bueno… es verdad que me cuesta bastante salir, sobre todo con el peque. Arreglarlo, arreglarme, volverlo a cambiar, teta… No me vale la pena, la verdad. Pero tengo que decir que las amigas buenas están ahí sí o sí. Y si no se puede tomar el café en la calle, pues en casa. Más valen dos buenas que cien regulares. ¡Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

  7. Yo lo he sentido al contrario, los que tienen hijos me “marginan” y no quieren quedar a pesar de las múltiples opciones y horarios que adopto, que no me importa ir a sus casas o a la cafetería de al lado para q no tengas ni q preocuparte de la casa. Me ofrezco para ir a cumpleaños y demás eventos en hora infantil, pero no te llaman. Ellos hacen sus planes de “tengo que comprarles ropa a los críos” y no quieren que les acompañes. Es como si sobraras en su nidito de amor, cosa que es tremendamente dolorosa cundo no has podido tener aún tus propios hijos (y queriendo, se entiende). Hay muchos tipos de soledades.
    Por otra parte no todos los que no tenemos hijos hacemos ese tipo de vida: hace años que no voy a conciertos, cine, no salgo de noche salvo en la cena de empresa etc. Depende mucho de la vida que tuvieras antes 😉 Ánimo, q nos tienes a nosotras!!

    Le gusta a 1 persona

    • Siiiiiii os tengo al pie del cañón!! En mi caso tampoco es un tema de no encontrar huecos tampoco… es que han dejado de llamarme directamente jajajaja eso una ensw particular. Otras han pasado por delante de casa y ni han subido. En fin… me sabe fatal que te aparten por no tener hijos, no debería ser así. Yo antes iba a yoga, inglés, conciertos dos o tres al año, cenar por ahí poco pero tenía mas vidilla.1

      Me gusta

  8. En casa tambien hemos pasado por esta soledad, y aunque nos hemos esforzado mucho para seguir viendo a amigos, al final no sabemos muy bien porque, ya nadie cuenta con nosotros no para una barbacoa. Me quedan mis dos amigas mamis que sin ellas no se donde estaria y una amiga que aunque nuestros horarios sean muuuy distintos siempre le apetece quedar conmigo. Porque a veces da la sensación de que lo les apetece.. No se, la verdad es que ha sido bastante duro, ya que queriamos compartir nuestra alegria con todos, pero se ve que para ellos mas que una alegria ha sido un coñazo… En fin, quedaran los que te quieren y bueno, dejamos abierta la puerta a otras amistades mas afines! Con mi pareja siempre decimos en plan coña (o no jaja) que quizas podriamos poner un anuncio rollo ” nueva familia con nena de un año busca a familia con nenes para salir al parque, tener conversacion adulta, hacer excursiones y dalidas de fin de semana y alguna bbq con gintonics” xD

    Le gusta a 2 personas

  9. Creo que a muchas personas nos es dificil adaptarnos a los cambios la llegada de un hijo es un enorme cambio que no siempre sabemos como enfrentar y que definitivamente cambia todos nuestra vda y pasatiempo, estoy segura que la soledad se siente , no es un cosa fisica es sentirse sola y si tu estas con las personas que amas y te aman, solo eso debria bastar,

    La felicidad no esta en ninguna persona… la felicidad esta en mi.

    http://www.medicacenterfem.com/embarazo/como-saber-si-estoy-embarazada/

    Me gusta

  10. Que post tan realista, así nos sentimos muchas madres, pero soy muy afortunada de tenerte como amiga y pertenecer al grupo d amigas 2.0! Aquí estoy para lo q necesites! Aun recuerdo la noche que por casualidad descubrimos q eramos de la mism ciudad! Un besazo muy grande porque eres una gran bimadre!

    Le gusta a 1 persona

  11. La soledad de una madre es terrible. Yo la sentí, y la siento, todos los días, sobre todo desde que mi mejor amiga (y madre como yo) se mudó de ciudad y me dejó huérfana, sin nadie con quien hablar o compartir las penas del día a día. Y a veces no sólo ocurre con los amigos sin hijos, sino también con aquellos que son padres, pero viven volcados en su misma mismidad, sin tiempo/ganas/interés en nadie más. A veces no es a propósito, pero es un comportamiento que raya el egoísmo y hasta la falta de educación y que me duele más que el no poder apuntarme a una noche loca.

    Le gusta a 1 persona

    • Tienes razón, a veces nos centramos tanto en nuestro pequeño mundo que nos olvidamos de que hay vida fuera y entramos en un espiral de quedarnos en casa enfermizo. Por eso digo que no se trata de culpar a nadie… en mi caso es culpa compartida ahora (pero no cuando nació mi primer hijo). Ains… jajajaja

      Me gusta

  12. Ufff que bien lo explicas!!! No sabes cuanto comparto tus pensamientos. Como ya sabes yo también tengo dos peques de la misma edad y me pasó y me sigue pasando igual que a ti. Cuando nació Marc a parte de toda la felicidad de tener tu primer hijo, con ello de la mano el insomnio, el no poder comer tranquila, salir a comprarme algo de ropa (que me chifla!), salir a tomar algo después de cenar….eso era asumible y era algo a lo estaba preparada. A lo que no estaba preparada era a perder todo todo mi tiempo de ocio, yo iba al gimnasio 2 o 3 veces en semana, era mi momento de evadir el estres del día a día, además me encantaba salir a tomar algo con los amigos de siempre y comentar como va la vida. Pensé que después de un par de Anitos que Marc fuera mas grande volvería a hacer algo de deporte. Entonces vino la sorpresa de mi segundo embarazo…no solo tenia aun que asumir todo lo nuevo de la primera maternidad si no que venia una mas para ponerlo patas arriba!!!. Y no es que estuviera triste, es a lo que viene el titulo del post…con dos es mucho mas trabajo, dedicación….y menos tiempo para otras cosas (entre ellas nosotras con la sociedad).
    Yo como bien dices estoy llena de felicidad que me aportan mis dos soletes y toda mi familia que siempre esta ahí, pero a veces pienso si cuando sean grandes y ya no me necesiten tanto seré capaz de volver a conectar con el mundo que deje antes de quedarme embarazada. De verdad que admiro a la gente que puede seguir con sus hobbies después de ser padres. Yo he timado la decision de no renunciar ni un rato de mi tiempo libre para pasarlo con mis dos soletes, y bien orgullosa que estoy!!.

    Le gusta a 1 persona

    • Eso que dices es complicado y más cuando llevas haciendo años lo que te apetece y te da la gana… el tiempo para una ¿dónde quedó eso? Yo gimnasio poco pero ver series, ir a algún concierto, bajar a barna a cenar con las amigas… y el cambio es heavy. Antes de ser madre te ves haciendo lo mismo pero con un churumbel, ilusa de mi!

      Me gusta

  13. La sensación de que te vuelves una tía aburrida porque ya no puedes-quieres salir de copas un sábado hasta las 7de la mañana la he sentido en mis carnes. Al principio me molestaba que pasaran de mí, pero con paso del tiempo te da igual esa gente y descubres quién se queda a tu lado y modifica sus planes para poder quedar contigo, esos son los amigos que merece la pena conservar.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s