Mi vida con dos

¡Buenos y felices días!

Cuando se habla de bimaternidad mucha gente imagina escenas bucólicas, dignas de una peli de esas románticas, donde padres hiper sonrientes preparan sándwiches de crema de cacahuete para su descendencia que, después comerán en un parque, encima de un mantelito a cuadros mientras ven cantar los pájaros a su alrededor.

Pero a mí, a mí me viene a la mente una secuencia de catastróficos acontecimientos dignos de una serie de TV británica, con una pizca de locura, nervios, estrés y humor negro. ¿Sabéis lo que os digo? Qué le vamos a hacer, yo soy así…Pizarra

Sigue leyendo