Reposo relativo

Y cuando digo relativo, es eso: relativo. Para unos es ir alternando sofá y cama, para otros, llevar una vida más tranquila.

Es por eso que cuando te lo “recetan” no sabes muy bien a que se refieren o qué puedes hacer y qué no.

Tu madre opina que debes estar todo el día tumbada, tu suegra no le da importancia, tu abuela te regala el oído con historias de cuando ella era joven y tenía que ir a recoger patatas estando embarazada de 800 meses, tu marido te dice que no hagas nada en casa (¿quién lo hará?) y tu hijo de 18 meses aún no habla pero, no consiente que su madre se siente en el sofá mientras él quiera jugar, beber, subirse a la mesa del comedor…

Así que, ¿qué es en realidad el reposo relativo? Sigue leyendo

Anuncios