La soledad de ser madre

El titulo puede parecer algo deprimente ¿verdad? De entrada muchos deben pensar “Mujer, tienes dos niños de menos de dos años, sola no estás, tienes a tus peques, tu marido, tus padres; exagerada”.

Pero no me refiero a ese tipo de soledad. Ya se que LITERALMENTE no estoy sola, no soy tonta. Bueno, tal vez un poco pero no es el tema. Me refiero a la soledad “amiguil‘. A como pareces desaparecer del globo terráqueo una vez has parido. mater--575x323

Sigue leyendo

Happy 2th B-Day!

Se que llevo mucho sin escribir. Si he de ser sincera, no es que no tenga cosas que contar, es que estoy pasando una época de vagancia extrema. Los ratos que tengo de tranquilidad, duermo o veo alguna serie. Estoy off y lo siento, pero creo que es lo que necesito ahora mismo. ¡Me lo pide el body!

Pero no quería dejar de deciros que mi grande ¡¡YA TIENE 2 AÑOS!!

Ay los terribles dos o la aDOSlescencia, me tienen loca de remate.

¡¡Feliz finde!!

image

Publicado desde WordPress para Android

¡Bienvenido Pol!

¡Buenos días!

En Abril empezó esta nueva aventura en nuestras vidas: otro embarazo. Y este martes 22/12/2015 a las 00:01 empezaba la aventura grande, la buena, la que durará más (mucho más) que 37 semanas: ¡Pol ha llegado para celebrar las fiestas con nosotros!

De momento os puedo decir que estamos los dos bien, el parto fue rápido y el gordi pesó 3.140Kg. La adaptación al mundo le está costando un poquito pero va haciendo, es un campeón.

En unos días os explico más, de momento, una de las pocas fotos que tenemos 😄

image

Publicado desde WordPress para Android

Nunca digas nunca: biberón, chupete & otros menesteres

Cuando me quedé embarazada la primera vez, tenía claro (en mi mente de primeriza ingenua) como iba a ser mi maternidad pero, con el nacimiento de mi pequeño hooligan, esa estampa de maternidad idealizada, empezó a adaptarse a lo que yo llamo “sobrevive o muere”. 

Yo me veía acunando a mi pequeñín, siempre sonriente, peinada y duchada. Una madre modelo, de esas que no sufren cambios de humor por pasar la noche en vela y que son todo paciencia y dulzura.

Pero, ni la lactancia es el éxtasis total, ni los bebés duermen de un tirón, ni se bañan todas las tardes, ni comen siempre cosas sanas, ni duermen en sus cunas, ni los chupetes son tan malos como los pintan en los clubes de la Liga de Leche.

Estas son las cosas que dije que nunca haría y he tenido que tragarme mis palabras:

Sigue leyendo

Rabietas

image

Llevamos ya una época difícil con el tema de los caprichos y las rabietas, esto es un hecho. Si me está leyendo la superabuela me dirá mañana que exagero pero no. Me dirá que todos los niños son iguales, ¡y no digo yo que no!
Pero tela con la rachita…

Marc es muy activo, curioso y alegre. Le encanta descubrir todo lo que le rodea y jugar con todo pero cuando se cabrea… Sigue leyendo

La vida con un bebé “movido”

Hola a todos y feliz San Juan a todos aquellos que estáis de celebración!! (En Cataluña tenemos fiesta).

Como habréis observado, he bajado una barbaridad mi nivel de posts de un tiempo a esta parte. La verdad es que no era mi intención y, ni mucho menos se me han acabado los temas, pero el tiempo no es mi compañero.

Nunca os he dicho en que trabajo, soy comercial-administrativa de una empresa muy grande (que en breve dejará de ser tan grande porque están negociando un ERE del 50% de la plantilla). Tengo un buen horario, entro a las 08:00h y salgo a las 15:00, horario francés. Tengo un sueldo muy digno del que no puedo quejarme y unas condiciones laborales muy decentes. El único “pero” de mi trabajo es el estrés y la presión de nuestros superiores. Resumiendo, no puedo protestar,

Mi plan de vida antes

Mi plan de vida antes

Os lo he dicho muchas veces, soy muy afortunada. Antaño, cuando Marc no era de carne y hueso mis tardes eran de película. Llegaba, comía, hacía algo de faena (poca o nada porque la dejo siempre para el finde), me sentaba enfrente del ordenador y veía Juego de Tronos, Dexter, Fringe, True Blood, American Horror Story…. y un largo etcétera. No iba al gimnasio porque no me daba la gana, pero podía. Iba a comprar, salía con las amigas, hasta me permití el lujo de apuntarme a clases de inglés y, hasta empecé segunda carrera, la de verdad, la que me gustaba, la vocacional: historia. El tiempo era lento, relativo, a mi favor. Solo me dedicaba a mi, a ser yo.

Sigue leyendo