Lactancia M I X T A

Pues nada, ya se me ha pasado el sentimiento de culpa y horroroso de mala (malísima) madre por no poder dar lactancia materna de forma exclusiva los primeros 6 meses de vida de mi segundo hijo.

Con el primero, por problemas de peso, tuvimos que introducir cereales y fruta antes de lo deseado, a los 4 meses y medio. Nos pasamos dos meses que no engordaba ni 70 gramos.

Con el segundo (igual que con el primero) la lactancia materna fue rodada los 4 primeros meses: sin grietas, sin dolor, sin mastitis… una lactancia de diez.

Pero pasaron mis 16 semanas de baja y mis 15 días de lactancia de mierda y tuve que volver al trabajo. Salgo a las 7:30h y llego a las 16:00h. Intenté, durante dos semanas, sacarme leche en mis minutos de descanso pero, no funcionó. El día que más que saqué, fueron 30ml.

Al principio tenía unas subidas de leche B R U T A L E S en la oficina. Dolor, congestión… llegaba a casa y lo primero que hacía era amamantar a Pol. Pero poco a poco, dejé de tener subidas.

Pol se adaptó super bien al bibe (marca Dr. BROWNS y Suavinex) pero cada vez le cuesta más mamar teta. Se enfada cuando tiene que estar al pecho más de un minuto, dale que te pego, para que salga “algo” de ahí.

Aún y con eso, soy una firme defensora de la teta y seguimos con la ella al menos varias veces al día:

  • Antes de irme a trabajar
  • Cuando llego a las 16h
  • Sobre las 18:30 / 19:00h
  • Antes de irnos a dormir
  • De noche un par de veces

Si bien es difícil, merece la pena. Debo confesar, para ser sincera del todo, que alguna toma de pecho, algún día, la sustituimos por bibe porqué no me sube nada de leche y el peque se pone muy nervioso.

Aún con dificultades, seguimos lactando. No hace falta que nadie me explique los beneficios de la LME los primeros 6 meses pero, en mi caso, no ha podido ser. Ya me fustigué varias semanas, ahora, disfruto de la lactancia mixta lo más que puedo.

No puedo volver atrás y hacerlo diferente, hay que disfrutar cada minutos de maternidad porque ésta época jamás volverá.

¡¡Feliz lunes a todos!!

A la porra la lactancia…

No eres tu, soy yo. Gracias por este tiempo a mi lado pero, por más que lo he intentado, lo nuestro no funciona.”

Esto es lo que le digo a mi sacaleches desde la tristeza de mi sofá.

Dieciocho semanas después de parir a mi segundo cachorro, decimos adiós a la lactancia materna exclusiva y saludamos a la mixta.
image

Sigue leyendo

Mi hijo no quiere biberón

¡Pues así estamos! Mes 6 y 1/2 y Marc sigue sin querer biberones de leche.

Nunca, jamás de los jamases, ni cuando tenía medio mes y nos pusimos malos de la muerte con fiebre ni hace un mes cuando empecé a trabajar y pasaba 8 horas fuera de casa. Ha sido una batalla constante conmigo misma. biberon-bebe-bisfenol_a

Eso sí, agua bebe como si no hubiera un mañana. Desde los 2 meses le fuimos dando agua cuando creíamos que podía tener algo de sed (paseos, temperaturas muy altas…) . Ya sabemos que, mientras se da el pecho, no es necesario, pero viviendo en Barcelona y naciendo tan cerca del verano, preferimos intentarlo. Usamos el biberón de Chicco STEP UP 0+ y la verdad es que le encantó. Tiene la tetina inclinada, de silicona muy blandita y está pensada para los primeros meses del bebé. Le encanta beber agüita por él. De hecho, aun lo usa. Nunca dejó de querer teta por tomar agua en biberón.  Sigue leyendo

Mi lactancia

¡¡Hola holita!!! Marc y yo ya estamos del todo recuperados de nuestros mocos (huraaaaaaa!!!)

IMG_0565Como ya sabéis los que leéis el blog, doy el pecho a Marc de manera “exclusiva”. Entrecomillo exclusiva porque ahí atrás tuvimos un traspiés que me hizo prepararle un par de biberones que nunca llegó a tomar enteros, pero… no quiero ser hipócrita y esconder ese dato.

Dar el pecho es bonito a la vez que sacrificado y esclavo. Marc se cogió al pecho fenómeno desde el primer día y no se lo que es una grieta o una mastitis y no he sentido más dolor que una vez que se me congestionó un poco el pecho (y acabé sacándome la leche). No obstante, es durillo… Si a eso sumamos que mi hijo es super comilón y tengo la gran suerte de que sus tomas son de 5-10 minutos por pecho lo tenemos todo para una lactancia 10. Sin embargo hemos tenido dos semanas muy malas en las que yo no producía suficiente leche para saciar a la bestia (lo digo con cariño…) y ha sido duro, muy duro. Después gracias a mi amiga Sonia y a algunos informantes más, supe que esto se debía a una CRISIS DE CRECIMIENTO de mi peque y que la mayoría de los bebés pasan por esto. Pero vamos por partes que me lío 😉 Sigue leyendo