Reposo relativo

Y cuando digo relativo, es eso: relativo. Para unos es ir alternando sofá y cama, para otros, llevar una vida más tranquila.

Es por eso que cuando te lo “recetan” no sabes muy bien a que se refieren o qué puedes hacer y qué no.

Tu madre opina que debes estar todo el día tumbada, tu suegra no le da importancia, tu abuela te regala el oído con historias de cuando ella era joven y tenía que ir a recoger patatas estando embarazada de 800 meses, tu marido te dice que no hagas nada en casa (¿quién lo hará?) y tu hijo de 18 meses aún no habla pero, no consiente que su madre se siente en el sofá mientras él quiera jugar, beber, subirse a la mesa del comedor…

Así que, ¿qué es en realidad el reposo relativo? Sigue leyendo

26 semanas – Pesario y Reposo

¡¡Hola!!

Los que me seguís hace tiempo, ya conocéis la historia de mi primer embarazo, con sus altos y bajos, sus sustos, el pesario, el riesgo de parto prematuro, etc. Los que no, podéis leer la entrada AQUÍ.

De todas formas, os resumo: tengo lo que se conoce como insuficiencia cervical. Esto no es más que un defecto en mi cuello del útero que hace que se acorte (se borre) antes de tiempo. Es como si fuera de gelatina, para que me entendáis.

Así que esto, era la crónica de una muerte anunciada que se dice.

image

Sigue leyendo

Susto embarazo. Visita a urgencias: prolapso uterino

“Uy… noto algo raro ahí (en el asunto”… No será nada. Horas más tarde “Uy… Sigo notando algo ahí, como un peso, algo parecido a llevar un tampax mal puesto, algo extraño, algo que no debería estar. Voy al wc, me siento en la taza (perdón por los detalles) y, ¡¡horror!! HAY ALGO QUE SALE  DEL ASUNTO. Mantengamos la calma, solo estoy de 13 semanas, es imposible que “eso” sea mi bebé, como mucho puede medir ahora 7 o 8 cm, además, no me duele, no he sangrado. Todo está en orden. Pero… ¿que coño es? Parece una pelotita de 2×2. Me voy a estirar un rato. En esa posición todo mejora. Me levanto al cabo de unos minutos, vuelvo al wc, ahí sigue. “Cariño, creo que deberíamos ir a urgencias”Sigue leyendo

VISITA AL MÉDICO – Medición del cuello uterino

Como os comenté en la entrada anterior, nos llevamos un chasco importante. En estas dos semanas han pasado fiestas, comilonas, reuniones familiares y días de mucho estrés en el trabajo.

Íbamos acojonados con esta visita porque después de leer tanto y tanto sobre el tema, una va ya con un máster en insuficiencia cervical. Aunque también teníamos, al menos yo, la esperanza de que todo hubiera quedado en un susto.

Mi doctora no estaba, pero eso yo ya lo sabía. Tenía hora con otra doctora para que me realizara la medida, especializada al parecer en estos temas. Me encantaría contar que todo fue genial, pero no fue así. No solo no se había “estabilizado” sino que se había acortado aún más. Señores y señoras, la longitud de mi cuello uterino era de 2 cm… ¡horror! Empezó a preguntarme si había tenido contracciones, si había tenido pérdidas… Todo aquello me pilló con las defensas muy bajas (además iba con un resfriado de la leche). Me explicó lo que eran las contracciones, que debía sentir y entonces supe que SI. Que había tenido bastantes. Lo que yo creía que era el bebé moviéndose y dándose la vuelta, eran contracciones. Pero claro, al no dolerme yo ni preocuparme!

En esa misma visita me hicieron una eco abdominal del bebé para ver que estaba bien, un cultivo y me pusieron las famosas correas. Una vez vieron que estaba “asintomática” me explicaron lo que iban a hacer conmigo.

Me explicaron que un estudio había demostrado que la colocación de un pesario antes de la semana 24-25 en el cuello del útero prevenía en un 75% los partos prematuros en mamás con el cérvix inferior a 25 mm. Para mi sorpresa, iba a irme con él puesto y directa al ambulatorio a por la baja médica. Necesitaba reposo. Me explicaron que las únicas molestias que tendría seria una cantidad mucho mayor de flujo (incluso confundidas a veces por rotura de bolsa por las mamás) y malestar los primeros días. Después, como un tampax. Controles semanales a partir de ahí para ir viendo la evolución y me lo retirarían en la semana 37 (última de marzo) para que el bebé nazca cuando quiera.

Así que nada, a vivir con eso lo mejor posible. Siendo positivos y pensando que gracias a los avances de la medicina, tendré un bebé sanísimo a partir de la semana 37.

Aquí os dejo dos fotitos del pesario y un link a un articulo donde hacen mención a los beneficios del pesario.

Colocación del pesario

Colocación del pesario

Pesario Cervical de Arabin

Pesario Cervical de Arabin

Artículo sobre el PECEP (Pesario Cervical) escrito por los doctores del Vall Hebrón

http://www.hvn.es

Para tranquilidad mía, tuve la gran suerte de que la doctora que me atendió trabajó personalmente en este estudio del Vall d’ Hebrón y es una de las firmantes del documento. Todo está de mi lado para que esto salga bien. 🙂

SEXTA VISITA MÉDICO, SUSTO INCLUIDO

Estamos ya de 23 semanas y unos días, 5 meses y poco. Las visitas, salvo que exista algún problemilla son mensuales desde Octubre. Íbamos súper ilusionados porque ya tenemos cuna, carro, un montón de ropa que nos han ido regalando los amigos y familiares… Además, era la primera ECO desde que supimos que era un niño y teníamos ganas de volver a verlo.

Todo fue ido bien, hemos visto a Marc, le oímos el corazón e incluso dio alguna patada mientras le veíamos por la pantalla. Cada vez está más grande. La doctora nos dijo que tengo la placenta algo baja pero que seguramente suba sola sin más complicaciones.

Nos pregunta si en la semana 20 (eco morfológica) nos hicieron la medición del cuello del útero: No.

La ecografía nos la hizo otro doctor porque se hace con un ecógrafo diferente al normal. Así que nos explica que hay dos maneras de predecir si un parto puede ser o no prematuro (antes de las 37 semanas). La primera es un cultivo para descartar infecciones en la vagina de la mami que puedan pasar al feto, en mi caso, todos los que me han hecho han salido perfectos. La segunda es medir el cuello del útero de la mujer. Al parecer hay millones de estudios que demuestran que un cuello corto acaba en parto prematuro.  Las medidas normales suelen ser las siguientes:

De 16 a 20 semanas debe ser de 4 a 4.5 cm.
De 24 a 28 semanas debe ser de 3.5 to 4 cm.
De 32 a 36 semanas debe ser de 3 a 3.5 cm.

En mi caso amigas, el cuello del útero medía 2,6 cm en la semana 23. Mucho menos de lo que debería pero al límite para intervenir medicamente. Así que me recomendó calma, no preocuparme y volver en dos semanas para medir otra vez. Al parecer cuando es corto pero mayor que 2,5 cm esta es la practica: a seguir con la vida normal y 15 días de margen .

Hoy ni ecografía me he traído para casa… Solo pensar que algo puede ir mal, tengo ganas de llorar. Decidimos no contar nada a la família hasta pasados los 15 días ya que, existía la posibilidad de que hubiera habido algún error o algo puntual en mi cuerpo que hiciera que el cuello del útero se acortara. Además, venían fiestas y no queríamos preocupar al personal.

Los días siguientes me los pasé buscando información al respecto por Internet, las noches sin dormir. Si mi bebé nacía ahora, sus posibilidades de sobrevivir eran ínfimas y, si lo hacía, sería con secuelas graves. No le recomiendo a nadie esos 15 días. Busqué estudios, información, visité foros de embarazo, hice preguntas… Al final, solo me quedé con que el 80% de las mujeres con el cuello del útero menor a 2 cm en las semanas 20-24 tenían bebés prematuros. Estaba horrorizada.

Si en esas dos semanas seguí igual o más corto, me tratarían como embarazo de riesgo: baja laboral, reposo y colocación de un pesario de silicona que desvía un poco el cuello del útero y hace que el peso del bebé no recaiga en el.

😦