Cuando no somos padres

Cuando somos NO PADRES, lo vemos todo con las gafas del desconocimiento y el juicio fácil:Sin título

Y de repente, vas al médico, te cambia la graduación, te compras unas gafas nuevas la ostia de chulas y te ves en el súper con un carro y su bebé, una cola hasta la puerta, un niño de 3 años llorando y gritando mientras te deja medio en bolas, tirando de tu camiseta para que le cojas en brazos, medio planeta observándote, el otro medio juzgándote y tú, osea yo, respirando muy (pero que muy) profundo para no perder la compostura (que la pierdo).

Sigue leyendo