Los días antes del parto… Los Pródromos

Antes de entrar en materia y empezar a relatar cómo fue mi parto, me veo en la necesidad de explicaros cómo fueron los días previos. Por si alguna está en la recta final y se siente como yo… jajajajajaja

Los cuatro días antes de mi segundo parto, los pasé con mucha angustia.

Para empezar, tenía visita programada para el lunes 21 con mi ginecóloga para retirar el pesario y hacer control de la semana 37.

El jueves noche, ya empecé con unos dolores horribles que me dejaban bloqueada, K.O. Estaba en la cama durmiendo y esos “retortijones” me estaban matando. No me dejaban respirar ni moverme. La única forma de que fueran mas llevaderos, era acurrucarme como un gusanito y aguantar la respiración. Tuve unos 3 o 4 a lo largo de la noche, pero al acabar, iba al WC y nada.

El viernes tuve contracciones todo el día pero, en mi linea, sin dolor. Parecían tener un patrón pero enseguida cambiaba el ritmo. Fuí al WC 4 veces. ¿Que por que hago hincapié en esto? Pues porque llevaba meses con estreñimiento, tomando Plantabén para no morir en mis visitas al Sr. Roca e iba como mucho 2 veces por semana (las semanas con suerte).

El sábado y domingo seguía con mis múltiples visitas al WC, contracciones de BH, pinchazos como puñaladas y una extraña sensación de presión en la pelvis. Me notaba tan rara, que acabé de preparar la canastilla y me aseguré de tener todos los papeles en orden y en sitio por si teníamos que salir corriendo. También me aseguré de tener bien apuntado el teléfono de la comadrona.

Tenía miedo de estar de parto y no darme cuenta, como me pasó con Marc. La diferencia era que, esta vez, aun llevaba el pesario puesto y me producía mucha angustia pensar que el niño quería salir y el chisme no le dejaba. Me aterraba de hecho. Tanto que estuve a punto de salir pitando 3 o 4 veces a urgencias. Pero entonces, respiraba profundo y aterrizaba.

A todo esto, ya puse bajo aviso a mis padre e Iván: creo que será quitarme el pesario y parir.

Vosotras, ¿notasteis algo antes de tener a vuestros bebés?

 

Cosillas del embarazo

Cada embarazo es un mundo, dicen. Aún así, salvo los sustos de la última semana, mi segundo embarazo, no está siendo muy diferente del primero (puedes leer el resumen del primer, segundo trimestre AQUÍ)

Hoy entro en las 29 semanas y con reposo relativo por APP (amenaza parto prematuro), osea, igual que con mi primer hijo.


En cuanto a mí:

  • No he tenido náuseas ni mareos.
  • Estoy engordando relativamente poco (llevo 6 Kg)

  • No tengo antojos

  • No me han salido estrías

  • Tengo los pechos a explotar y duros como piedras

  • Tengo miles de millones de contracciones que no siguen orden, patrón ni lógica. Tampoco duelen.

  • Sufro de estreñimiento

  • Tengo peor humor, esto creo que debido a las complicaciones de las últimas semanas, el reposo y la baja laboral.

Sigue leyendo

Reposo relativo

Y cuando digo relativo, es eso: relativo. Para unos es ir alternando sofá y cama, para otros, llevar una vida más tranquila.

Es por eso que cuando te lo “recetan” no sabes muy bien a que se refieren o qué puedes hacer y qué no.

Tu madre opina que debes estar todo el día tumbada, tu suegra no le da importancia, tu abuela te regala el oído con historias de cuando ella era joven y tenía que ir a recoger patatas estando embarazada de 800 meses, tu marido te dice que no hagas nada en casa (¿quién lo hará?) y tu hijo de 18 meses aún no habla pero, no consiente que su madre se siente en el sofá mientras él quiera jugar, beber, subirse a la mesa del comedor…

Así que, ¿qué es en realidad el reposo relativo? Sigue leyendo

Reacciones al segundo embarazo

Cuando anuncias tu primer embarazo, salvo casos aislados, las reacciones de la gente suelen ser de alegría, júbilo, entusiasmo, alborozo, risas… ¿sigo?

En mi caso, recuerdo a mi madre saltando en la cocina al compás de su cantinela feliz de “¡Voy a ser abuelaaaaaa!“, a mi prima chillando como una oveja o a mis tías, a voz en grito de “¡Ya tocaba!“.

Y es que llega un momento, a mis 30 años y después de llevar conviviendo con mi pareja 7 años, que parece que hay que quedarse preñados y dejar de vivir en esa eterna soltería que tanto nos cuesta a veces abandonar.

Casi es de esperar una reacción tipo Penélope dando el Oscar a Pedro Almodóvar o como en aquel anuncio de Heineken, cuando la muchacha les enseñaba el vestidor de su casa nueva a su chupi pandi, ¿os acordáis?

Sigue leyendo