MI CUERPO EL SEGUNDO TRIMESTRE

Bueno, estos meses mi cuerpo si que ha sufrido grandes cambios a diferencia de los tres primeros.

PESO EN LA SEMANA 1:  49,500 Kg

PESO EN LA SEMANA 12: 50,200 Kg

PESO EN LA SEMANA 27: 55,200 Kg

He engordado 5,7 quilos en 6 meses. No está mal… La doctora dice que la progresión es normal e, incluso, podría darme el lujo de engordar algo más.

Por suerte, no he tenido antojos ni me ha dado por comer comida basura… La verdad es que sigo comiendo las mismas cosas que antes de estar embarazada. Eso si, de lo que me gusta, no tengo fondo. Tengo más hambre que antes, pero tampoco nada exagerado. ¿Los quilos donde los tengo? ¡¡TODOS EN LA TRIPA!!

Mi bebé pesa ya 1.326 gramos y mide unos 31 centímetros creo.

Los pechos los tengo algo mas grandotes, pero no mucho. He empezado a usar sujetadores sin aros, deportivos por comodidad. Pese a no haber subido de talla, si que he notado un cambio en la forma y los sujetadores normales me molestaban mucho, incluso me salieron moraditos de los aros. También se me han oscurecido MUCHO las aureolas y me han salido algunas arañitas vasculares en las piernas (espero que se marchen…).

El resto de mi cuerpo sigue igual por el momento 🙂

 

RESUMEN DEL SEGUNDO TRIMESTRE (Semanas 14 a 27)

Siguiendo con la tradición, intentaré hacer un resumen de las cosillas más significativas de estos tres meses.

 

  • MOLESTIAS TÍPICAS

Bueno, como ya comenté en una entrada, cada mujer es un mundo y, molestias hay muchas. En mi caso puedo decir que he sufrido durante todos estos meses:

  • ESTREÑIMIENTO y ACIDEZ

  • DOLORES ESPALDA (sobretodo por la noche, al no encontrar la postura)

  • SUEÑO LIGERO ( me despierto muchas veces)

  • PIS (sigo yendo mucho al baño)

  • CONTRACCIONES BRAXTON HICKS

  • MAS MALA LECHE (tengo que reconocerlo… me parece tener menos paciencia y pierdo los nervios con más facilidad)

  • AUREOLAS MAS GRANDES Y OSCURAS (a muchas mujeres también les sale una linea oscura en la tripa que va del pubis al ombligo, se conoce como línea alba y es muy normal y debido a las hormonas del embarazo)

  • ESTRÍAS (en mi caso, por suerte no me ha salido ni una sola. También os digo que llevo echándome crema hidratante desde el día 0)

 

  • VISITAS MÉDICO/PRUEBAS

  • Visita Mensual Ginecólogo (control peso, tensión, latido del bebé…)
  • ECOGRAFIA MORFOLÓGICA 20 semanas

  • TEST O’ SULLIVAN entre las semanas 24-28

  • ANALíTICA que suelen hacer aprovechando la muestra del test o’sullivan

 

  • TRIPA Y ROPA PREMAMÁ

Crece considerablemente, ya os podéis hacer una idea con alguna fotillo que he ido colgando. De no tener nada en la semana 12, a tener super tripa en la 27.

 

  • PATADITAS DEL BEBÉ

Dicen que empiezan a notarse en la semana 16 del embarazo. En mi caso, fue algo después, sobre la semana 19. Es una sensación increíble, la mejor en el mundo por el momento. Además de crear un vinculo madre-bebé mas fuerte, nos ayuda a las mamis a saber que todo va bien ahí dentro.

 

  • COMPRAS

Nosotros ya hemos preparado la habitación del bebé pintándola y colocando los armarios. Durante las últimas semanas hemos comprado la cuna y el cochecito. Mas que nada porque suelen tardar un par de meses en traértelos a casa y con el rollo de que tenemos riesgo de parto prematuro, no queríamos jugárnosla.

 

Aunque nadie quiere pensar en estas cosas, a veces, existen amenazas que pueden poner en riesgo la llegada a término de nuestro embarazo. Esto no quiere decir que no vayamos a tener un bebé sanísimo al final, pero si que requiere un mayor control de la embarazada así como su tratamiento farmacológico muchas veces o intervenciones médicas.

En mi caso por ejemplo, empecé el segundo trimestre con la placenta algo baja que finalmente se colocó donde debía y tengo, por desgracia, un riesgo muy alto de tener un parto prematuro.

 

  •  ANEMIA
  • INFECCIONES URINARIAS

  • DIABETES GESTACIONAL

  • ABORTO o PARTO PREMATURO (Semanas 24-37)

  • PRECLAMPSIA (tensión arterial alta)

  • POCO O MUCHO LÍQUIDO AMNIÓTICO

  • PLACENTA PREVIA

  • MALFORMACIONES DEL BEBE o RETRASO EN EL CRECIMIENTO NORMAL

<

p> 

 

 

¡EMPIEZAN LOS PREPARATIVOS EN CASA!

Bueno, aquí seguimos, de baja y descansando.

Ya he tenido mi primera revisión del pesario y parece que todo va bien, estable. Sigo teniendo el cuello del útero corto (no se va alargar por arte de magia claro…) pero la doctora dice que nada de estrés, así que me prohíbe volver a trabajar. Tengo que hacer vida normal, pero muy tranquila. Así que en eso estamos.

Aprovechando que mi padre es un manitas pre-jubilado y tiene tiempo, se ha ofrecido a pintar la habitación que será del peque y ayudarnos a re-modelar el baño (muy antiguo). Los colores de las paredes de la habitación serán tonos verdes, uno más flojito y una pared algo mas fuerte, a juego con los barrotes de la cuna y los tiradores. La casa BBCUS muy amablemente nos ha mandado una muestra del verde que usaran en nuestra cunita para que podamos buscar el color.

En cuanto al armario del peque, al final nos hemos decidido por IKEA.

Estas son nuestras adquisiciones:

  • ARMARIO BLANCO 2 puertas PAX BERGSBO 100 x 236 x 60 300€ con interiores incluidos (cajones, barra, baldas…)

  • CÓMODA BRIMNES 69,99€

 

2014-02-11-11-39-42_photo 2014-02-11-11-39-52_photo

 

Bueno, mas o menos va cogiendo forma. Cuando nos llegue la cuna y tengamos los tiradores, subiremos la foto definitiva 🙂

TEST O’ SULLIVAN

Después del susto y la colocación del pesario, parece que las aguas vuelven a su cauce otra vez.

Esta semana he tenido analíticas, visita con mi doctora, cultivo… Un lío vamos. Tengo que apuntarme todas las visitas a médicos que tengo en el móvil, el calendario de la cocina y hasta en las manos para no olvidarme ninguna. Ya me parece bien que los controles sean más seguidos, pero estoy súper agobiada.

Según he entendido tendré visita cada dos semanas con la doctora que me colocó el pesario y lo mismo también con mi ginecóloga, es decir, que cada semana veo a una. Sin contar que llevo dos analíticas en 5 días y sin olvidar que tengo que ir cada lunes al CAP a por el parte de cobro. Aunque lo único realmente importante aquí es que mi bebé esté bien.

Pero vamos al lío… Este lunes me hicieron el famoso TEST O’ SULLIVAN o PRUEBA DEL AZÚCAR. Suele hacerse entre las semanas 24-28 (en mi caso la 26+3 días). No es más que una analítica de sangre en ayunas y, una hora después de haber bebido un frasquito que lleva azúcar básicamente. Es decir, te vas sin desayunar al médico, al llegar te dan el bote, te lo bebes y en una hora pinchazo. En una semana suelen dar los resultados. Lo que hace es medir el azúcar en sangre para ver si se metaboliza bien el azúcar. Si el resultado es menor a 140 mg/dl todo está correcto, si es superior hay que repetir la prueba pero esta vez, más larga, creo que son 3 horas y la cantidad de liquido a beber es el doble.

0ceb35a2464b29421b66dfc806d7d72e

En mi caso, 104 mg/dl. No tengo que volver a beber ese líquido asqueroso.

¿PARA QUE SE HACE?

Para descartar que las mamás desarrollen lo que se conoce como DIABETES GESTACIONAL, una de las complicaciones que pueden darse a finales (generalmente) del segundo trimestre. Esto hace que la mamá no produzca suficiente insulina y que el bebé corra riesgos al nacer de tener bajadas de azúcar importantes que perjudiquen su salud.

RECOMENDACIONES

Si os dan el frasco unos días antes, por Dios, metedlo en la nevera. Es azúcar puro y el sabor es bastante desagradable aunque ponga que sabe a naranja. Aunque más que el sabor en si, a mi lo que me costaba era tragarlo de lo espeso que es. Hay chicas que se marean y otras hasta vomitan. ¡No es por asustar! Pero vamos, que es normal. Al final le estamos metiendo un chute de azúcar al cuerpo que no veas…

VISITA AL MÉDICO – Medición del cuello uterino

Como os comenté en la entrada anterior, nos llevamos un chasco importante. En estas dos semanas han pasado fiestas, comilonas, reuniones familiares y días de mucho estrés en el trabajo.

Íbamos acojonados con esta visita porque después de leer tanto y tanto sobre el tema, una va ya con un máster en insuficiencia cervical. Aunque también teníamos, al menos yo, la esperanza de que todo hubiera quedado en un susto.

Mi doctora no estaba, pero eso yo ya lo sabía. Tenía hora con otra doctora para que me realizara la medida, especializada al parecer en estos temas. Me encantaría contar que todo fue genial, pero no fue así. No solo no se había “estabilizado” sino que se había acortado aún más. Señores y señoras, la longitud de mi cuello uterino era de 2 cm… ¡horror! Empezó a preguntarme si había tenido contracciones, si había tenido pérdidas… Todo aquello me pilló con las defensas muy bajas (además iba con un resfriado de la leche). Me explicó lo que eran las contracciones, que debía sentir y entonces supe que SI. Que había tenido bastantes. Lo que yo creía que era el bebé moviéndose y dándose la vuelta, eran contracciones. Pero claro, al no dolerme yo ni preocuparme!

En esa misma visita me hicieron una eco abdominal del bebé para ver que estaba bien, un cultivo y me pusieron las famosas correas. Una vez vieron que estaba “asintomática” me explicaron lo que iban a hacer conmigo.

Me explicaron que un estudio había demostrado que la colocación de un pesario antes de la semana 24-25 en el cuello del útero prevenía en un 75% los partos prematuros en mamás con el cérvix inferior a 25 mm. Para mi sorpresa, iba a irme con él puesto y directa al ambulatorio a por la baja médica. Necesitaba reposo. Me explicaron que las únicas molestias que tendría seria una cantidad mucho mayor de flujo (incluso confundidas a veces por rotura de bolsa por las mamás) y malestar los primeros días. Después, como un tampax. Controles semanales a partir de ahí para ir viendo la evolución y me lo retirarían en la semana 37 (última de marzo) para que el bebé nazca cuando quiera.

Así que nada, a vivir con eso lo mejor posible. Siendo positivos y pensando que gracias a los avances de la medicina, tendré un bebé sanísimo a partir de la semana 37.

Aquí os dejo dos fotitos del pesario y un link a un articulo donde hacen mención a los beneficios del pesario.

Colocación del pesario

Colocación del pesario

Pesario Cervical de Arabin

Pesario Cervical de Arabin

Artículo sobre el PECEP (Pesario Cervical) escrito por los doctores del Vall Hebrón

http://www.hvn.es

Para tranquilidad mía, tuve la gran suerte de que la doctora que me atendió trabajó personalmente en este estudio del Vall d’ Hebrón y es una de las firmantes del documento. Todo está de mi lado para que esto salga bien. 🙂

CONTRACCIONES (Oh my God)

Estoy empezando a tener cada vez más y más contracciones. He consultado a mi doctora y dice que no debo preocuparme si son INDOLORAS, POCO FRECUENTES y ARRÍTMICAS. Es decir, que no me den contracciones cada 20 minutos por ejemplo. Decir que estoy de 25 semanas…

Para aquellas que, como yo, pensaban que las contracciones eran solo cosa del parto, aquí va la perla que me soltó la doctora: tenemos contracciones uterinas desde la semana 6 de embarazo, pero son tan flojitas que no nos damos cuenta. A medida que el bebé crece y el útero sube, podemos notarlas con mas frecuencia, sobretodo a partir del sexto mes.

Se las llama contracciones de BRAXTON HICKS, el artista que las bautizó.

contracciones braxton hicks

¿QUE SE NOTA?

Pues se nota como la tripa entra en tensión (mucha tensión) y empieza a ponerse muuuuuuuuuuy pero que muuuuuuy dura. Suelen ser incómodas pero no duelen. Las mías duran entre 30-60 segundos y suelen empezar en un punto en concreto de la panza y después notas como se extiende. Es muy raro. No te puedes mover bien y si te pilla de pie, tienes que pararte.

A mi me dan sobretodo de noche, cuando estoy espachurrada en el sofá. Igual en una hora me dan 5 o 6 pero luego no vuelvo a tener ninguna hasta el día siguiente. Pero caga bastante si no sabes lo que es…

Lo importante es que no aumente su intensidad y frecuencia. Osea, si tienes una contracción cada 20 minutos y con el tiempo pasas a una cada 15… y a una cada 10… yo me iría pitando al hospital. Pero si te dan dos o tres seguidas y ya está, pues nada, a intentar relajarse.

Tampoco deben ser dolorosas. Si hay dolor, al médico!

Cuando empecéis con las contracciones, yo os recomendaría llevar un control (para vuestra tranquilidad y para explicarle al médico cuando vayáis). Vamos, que contéis cuantas tenéis y cada cuanto.

De todas maneras os dejo información super clara de las diferentes contracciones que hay y como diferenciarlas aquí abajo.

Un abrazo!!