Colechamos… ¿so what?

De los creadores de “Déjale llorar, que tiene el ombligo atao” llega a su pantalla “no lo metas contigo a la cama que luego…“.

Que luego, ¿QUÉ?

Ya os expliqué, hace algún tiempo, en que consiste esto del colecho y cómo llegamos a él por supervivencia ( que no por convicción) con la llegada al mundo de Marc. (¿No te acuerdas? Dale –> AQUÍ

16-03-03-12-48-51-399_deco.jpg
Sigue leyendo

La tortura de dormir

Obviamente algo estamos haciendo mal. Quizás llegamos demasiado cansados a la noche, quizás es que nos levantamos sin haber dormido lo suficiente, quizás no tenemos paciencia, quizás, quizás, quizás…

El colecho no fue una elección, fue una manera  de sobrevivir al principio. Marc dormía horribilismente, máximo una hora seguida y yo, estaba AGOTADA, demasiado como para levantarme de la cama e ir a su cuna 8 veces mínimo de noche y más aún para enseñarle a ‘no dormir en brazos’.
image

Sigue leyendo

Al borde de un ataque de nervios

Cada vez que recuerdo las palabras de mis conocidos “duerme ahora que puedes” me dan ganas de volver atrás y preguntarles por que carajo me lo decían entre sonrisas. ¿Que seres tan perversos sueltan esta bomba entre risas y luego pretenden que les tomemos en serio?

10 meses y pico después, sigo sin dormir. Cada día que pasa, en vez de aceptarlo y digerirlo antes de llegar la noche, lo llevo peor. Hasta el punto de la desesperación y el llanto, esto es así.

Hago mala cara, lo se, no hace falta que me lo recordéis.

Hay días que me veo superada por todo y vuelvo a los inicios de la maternidad, cuando me preguntaba a mi misma si habíamos hecho lo correcto. Hay días que no me siento preparada para ser mamá, no tengo ganas. Quiero coger el primer vuelo a dónde sea y perderme. Estar sola, sola.

Sumad a eso que Marc vuelve a estar resfriado y ha estado con fiebre y mamitis. Sumad a esto que esta semana mis padres no estan y he pedido fiesta en el trabajo para estar con mi peque (24horas). Sumad a esto que tengo que hacer la comida, los purés, sacar a la perra, pasar la mopa, hacer la cama, fregar los platos de la cena de ayer, los que se ensuciaran en un rato, ducharme, vestirme y todo ello con un bebé de AD llorando en cualquier parte de la casa donde lo deje.

No sirvo para esto, hoy no. Me veo cogiendo el teléfono en plan Carmen Maura, a escondidas, en este día gris pidiéndole a mi madre que vuelva de sus merecidas vacaciones…

image

Y es que, ser madre, es mucho mas que no dormir. Y hay días que pese al amor infinito que siento por mi hijo, esto se me hace muy cuesta arriba.

Hijo del futuro, si me lees, habla el sueño.

Ni colecho, ni colecha

Pues así que estamos ahora otra vez… Después de una semana en la que parecía que el repollo dormía mejor (entiéndase por “mejor” despertarse solo 3 veces sin montar pollos del copón en la cunita de colecho) volvemos a las andadas.

Para los que no hayáis leído mis entradas anteriores os informo de como funciona el sueño de mi hijo:


duermeteEl primer mes de vida solo dormía de día
. En principio debiera haber seguido los consejos de todos y, dormir cuando él dormía pero, resulta que en este mundo nuestro la gente duerme de noche, las tiendas tienen la mala costumbre de abrir por las mañanas, las visitas de venir a primera hora de la tarde y, la faena de la casa (manque mal) hay que seguir haciéndola. Así que me pasé este consejo por el mismísimo Meridiano de Greenwich. Perdí la paciencia en varias ocasiones y , debo reconocer con la perspectiva que da el tiempo, que tuve algo de depre post parto. Fue HORRIBLE. Sigue leyendo

Si pudiera volver atrás…

Cuándo me preguntan en qué me ha cambiado la vida, qué echo de menos, que haría diferente si volviera atrás… me vienen a la mente todos esos recuerdos, esas imágenes…

Saliendo a cenar con mis amigas, con mi pareja, las noches de conciertos, los gintonics en Gracia, los mojitos en la Elsa, las tardes de maratones de pelis en casa con Ivan (tapaditos con la manta), los viajes de fin de semana, la calma de una casa en silencio…

¿Y sabéis lo único que haría si pudiera volver atrás? ¿Lo único que realmente echo de menos? ¡¡DORMIR!!

Futuras mamás, solo os puedo dar un consejo: dejad de leer esto e iros a la cama porfavor.

Madres: tengo razón, y lo sabéis.

image