VISITA MÉDICO 36+4

Bueno!!

Ayer fuimos al médico a la revisión y a hacerme la última ECO del embarazo. La escanearía y la colgaría si realmente se viera algo, pero… Lo importante es que el bebé tiene un crecimiento óptimo, pesa 2.740 Kg, le llega perfectamente la sangre a través del cordón y ya puede nacer cuando le de la real gana (Ueeeeeeeeeeee).

La visita de ayer era especialmente importante para mi porque me quitaban el dichoso PESARIO (dícese del chisme de silicona azul con un diámetro de unos 8-9 centímetros colocado en el cuello del útero de tal manera que el bebé no presiona directamente sobre éste  y evita el acortamiento antes de tiempo) . He de decir que resultó algo molesto, pero nada que no pudiera soportarse: un dolorcillo, una sensación de presión o ventosa, un poquito de sangre (nada escandaloso eh!) y para casa.

Pesario Cervical de Arabin

Pesario Cervical de Arabin

Colocación del pesario

Colocación del pesario

La doctora me dijo que ya estaba dilatada de 3cm (¬¬) pero que podía estar así semanas. Me explicó cuándo tenía que llamar a la comadrona y como sería todo una vez llegue al hospital.

A partir de ahora cada semana a monitores y poco más! A esperar.

Esta noche ya he dormido mejor, pero con bastantes dolores ahí abajo, como calambres. He pensado que tal vez fuera algo de cólico tipo gases. El tema es que ya no los tengo y me encuentro de fábula.

En nada haré una entrada con el resumen de todas las visitas “NORMALES” en el embarazo. Tiritití!!

 

 

VISITA AL MÉDICO (34 semanas)

¡¡¡Hola!!!

Ayer nos tocaba médico (por fin). Nos han dicho que todo va muy bien. El bebé pesa unos 2.300 gramos, está cabeza abajo y dando por saco a tope. Esta visita es súper importante ya que, entre otras cosas, recogen muestras para hacer los cultivos que nos dirán si tenemos o no una bacteria en nuestro body llamada Streptococo que, podemos pasar a nuestro bebé en el momento del parto. Si se da positivo, no pasa nada, pero a la mami la tendrán que tratar con antibióticos el “gran día” para que le llegue al feto a través de la placenta y no se infecte.

Me han recomendado que siga con el hierro (FERPLEX 40) porque estoy escasita y me han citado para la ECOGRAFÍA DOPPLER de las 37 semanas (solo faltan tres… que ¡nervios!). Es parecida a la morfológica de las 20 semanas: se aseguran de que la sangre circula bien, que los órganos están funcionando correctamente y que le llega el alimento necesario a través del cordón (si ven que no, suelen provocar el parto, pues el bebé ya no seria considerado prematuro).

Ya entro en la recta final y estoy bastante nerviosa… sobretodo porque no se lo que me espera. Ahora empiezan los miedos del parto, las molestias más “molestas” y los últimos preparativos.

Sobre molestias va mi siguiente entrada ¬¬

Un besitooo!!

EMBARAZO DE RIESGO

Como ya comenté en alguna entrada anterior, el hecho de tener un embarazo de riesgo, me ha llevado a tener que estar de baja laboral con reposo relativo.

Pero claro, muchas os preguntaréis

  • ¿Qué es un embarazo de riesgo?
  • ¿Reposo relativo o absoluto?

Un embarazo de riesgo es aquel en el que, por circunstancias sociales o médicas, hay más posibilidades de ?complicaciones tanto para la madre, como para el feto. ¡Esto no quiere decir que todo embarazo de riesgo acabe en complicaciones! Simplemente, se hace un mayor seguimiento para prevenir. Dentro de estos embarazos, hay diferentes grados de riesgo (solo nombro los más comunes):

  1. MEDIO

    – Obesidad no mórbida de la mami
    – Anomalías de la pelvis
    – Madres adolescentes o mayores de 38
    – Cardiopatías de nivel I
    – Embarazo no deseado – sin control médico suficiente

  2. ALTO

    – Embarazo de gemelos
    – Anemia grave
    – Cardiopatía de nivel II
    – Diabetes gestacional
    – Infección materna (toxoplasma, hepatitis, rubeola…)
    – Preeclamsia leve

  3. MUY ALTO – Aquí estoy yo! 😦

    – Diabetes tipo 1/2
    – Cardiopatías de nivel III – IV
    – Malformación uterina
    – Insuficiencia cervical
    – Gestación múltiple (3 o +)
    – Placenta previa
    – Amenaza de parto prematuro
    – Rotura de membranas

¡No asustarse! Marc y yo estamos como dos rositas, solo que no podemos hacer muchos esfuerzos y debemos llevar una vida tranquila. Podemos salir a pasear (poco rato), podemos estar de pie un ratito (hacer la comida), ir a comprar (sin cargar peso claro)… En mi caso el riesgo está en que puedo ponerme de parto antes de las 37 semanas. Pero, con el pesario y la vida relajada que llevo, las posibilidades ahora se han reducido en un 75%.

El REPOSO RELATIVO es aquel en el que la mujer puede hacer una vida normal (siempre usando el sentido común) pero a un ritmo tranquilo y sereno, sin estrés. Por ejemplo, yo bajo a comprar el pan y a veces la comida del día pero jamás cargo peso. En casa, estoy siempre estirada o sentada. Hago tareas del hogar pero muy light como hacer la comida, la cama o pasar la mopa. Aquellas que me obligan a coger peso o agacharme se las dejo a los demás 😀

Pero reposo, significa también NON ESTRES y si aunque el trabajo que realizas sea sentada, si estás en tensión o con demasiadas preocupaciones, te recomiendan baja laboral (este fue mi caso). Aunque mas que recomendar, te obligan vaya… Ya me dijo la doctora del CAP la semana pasada que me fuera haciendo a la idea de no volver hasta septiembre por lo menos, que no pensaba darme el alta. Evidentemente en mi caso, no solo influye el estrés…

El REPOSO ABSOLUTO suele darlo cuando la mami tiene contracciones antes de tiempo, si hay placenta previa, sangrado… Y este es el más difícil de llevar. Tienes que estar todo el día tumbado, las únicas veces que dejan levantar a la mujer es para ir al baño y, a veces ni eso.

 

TEST O’ SULLIVAN

Después del susto y la colocación del pesario, parece que las aguas vuelven a su cauce otra vez.

Esta semana he tenido analíticas, visita con mi doctora, cultivo… Un lío vamos. Tengo que apuntarme todas las visitas a médicos que tengo en el móvil, el calendario de la cocina y hasta en las manos para no olvidarme ninguna. Ya me parece bien que los controles sean más seguidos, pero estoy súper agobiada.

Según he entendido tendré visita cada dos semanas con la doctora que me colocó el pesario y lo mismo también con mi ginecóloga, es decir, que cada semana veo a una. Sin contar que llevo dos analíticas en 5 días y sin olvidar que tengo que ir cada lunes al CAP a por el parte de cobro. Aunque lo único realmente importante aquí es que mi bebé esté bien.

Pero vamos al lío… Este lunes me hicieron el famoso TEST O’ SULLIVAN o PRUEBA DEL AZÚCAR. Suele hacerse entre las semanas 24-28 (en mi caso la 26+3 días). No es más que una analítica de sangre en ayunas y, una hora después de haber bebido un frasquito que lleva azúcar básicamente. Es decir, te vas sin desayunar al médico, al llegar te dan el bote, te lo bebes y en una hora pinchazo. En una semana suelen dar los resultados. Lo que hace es medir el azúcar en sangre para ver si se metaboliza bien el azúcar. Si el resultado es menor a 140 mg/dl todo está correcto, si es superior hay que repetir la prueba pero esta vez, más larga, creo que son 3 horas y la cantidad de liquido a beber es el doble.

0ceb35a2464b29421b66dfc806d7d72e

En mi caso, 104 mg/dl. No tengo que volver a beber ese líquido asqueroso.

¿PARA QUE SE HACE?

Para descartar que las mamás desarrollen lo que se conoce como DIABETES GESTACIONAL, una de las complicaciones que pueden darse a finales (generalmente) del segundo trimestre. Esto hace que la mamá no produzca suficiente insulina y que el bebé corra riesgos al nacer de tener bajadas de azúcar importantes que perjudiquen su salud.

RECOMENDACIONES

Si os dan el frasco unos días antes, por Dios, metedlo en la nevera. Es azúcar puro y el sabor es bastante desagradable aunque ponga que sabe a naranja. Aunque más que el sabor en si, a mi lo que me costaba era tragarlo de lo espeso que es. Hay chicas que se marean y otras hasta vomitan. ¡No es por asustar! Pero vamos, que es normal. Al final le estamos metiendo un chute de azúcar al cuerpo que no veas…

VISITA AL MÉDICO – Medición del cuello uterino

Como os comenté en la entrada anterior, nos llevamos un chasco importante. En estas dos semanas han pasado fiestas, comilonas, reuniones familiares y días de mucho estrés en el trabajo.

Íbamos acojonados con esta visita porque después de leer tanto y tanto sobre el tema, una va ya con un máster en insuficiencia cervical. Aunque también teníamos, al menos yo, la esperanza de que todo hubiera quedado en un susto.

Mi doctora no estaba, pero eso yo ya lo sabía. Tenía hora con otra doctora para que me realizara la medida, especializada al parecer en estos temas. Me encantaría contar que todo fue genial, pero no fue así. No solo no se había “estabilizado” sino que se había acortado aún más. Señores y señoras, la longitud de mi cuello uterino era de 2 cm… ¡horror! Empezó a preguntarme si había tenido contracciones, si había tenido pérdidas… Todo aquello me pilló con las defensas muy bajas (además iba con un resfriado de la leche). Me explicó lo que eran las contracciones, que debía sentir y entonces supe que SI. Que había tenido bastantes. Lo que yo creía que era el bebé moviéndose y dándose la vuelta, eran contracciones. Pero claro, al no dolerme yo ni preocuparme!

En esa misma visita me hicieron una eco abdominal del bebé para ver que estaba bien, un cultivo y me pusieron las famosas correas. Una vez vieron que estaba “asintomática” me explicaron lo que iban a hacer conmigo.

Me explicaron que un estudio había demostrado que la colocación de un pesario antes de la semana 24-25 en el cuello del útero prevenía en un 75% los partos prematuros en mamás con el cérvix inferior a 25 mm. Para mi sorpresa, iba a irme con él puesto y directa al ambulatorio a por la baja médica. Necesitaba reposo. Me explicaron que las únicas molestias que tendría seria una cantidad mucho mayor de flujo (incluso confundidas a veces por rotura de bolsa por las mamás) y malestar los primeros días. Después, como un tampax. Controles semanales a partir de ahí para ir viendo la evolución y me lo retirarían en la semana 37 (última de marzo) para que el bebé nazca cuando quiera.

Así que nada, a vivir con eso lo mejor posible. Siendo positivos y pensando que gracias a los avances de la medicina, tendré un bebé sanísimo a partir de la semana 37.

Aquí os dejo dos fotitos del pesario y un link a un articulo donde hacen mención a los beneficios del pesario.

Colocación del pesario

Colocación del pesario

Pesario Cervical de Arabin

Pesario Cervical de Arabin

Artículo sobre el PECEP (Pesario Cervical) escrito por los doctores del Vall Hebrón

http://www.hvn.es

Para tranquilidad mía, tuve la gran suerte de que la doctora que me atendió trabajó personalmente en este estudio del Vall d’ Hebrón y es una de las firmantes del documento. Todo está de mi lado para que esto salga bien. 🙂

SEXTA VISITA MÉDICO, SUSTO INCLUIDO

Estamos ya de 23 semanas y unos días, 5 meses y poco. Las visitas, salvo que exista algún problemilla son mensuales desde Octubre. Íbamos súper ilusionados porque ya tenemos cuna, carro, un montón de ropa que nos han ido regalando los amigos y familiares… Además, era la primera ECO desde que supimos que era un niño y teníamos ganas de volver a verlo.

Todo fue ido bien, hemos visto a Marc, le oímos el corazón e incluso dio alguna patada mientras le veíamos por la pantalla. Cada vez está más grande. La doctora nos dijo que tengo la placenta algo baja pero que seguramente suba sola sin más complicaciones.

Nos pregunta si en la semana 20 (eco morfológica) nos hicieron la medición del cuello del útero: No.

La ecografía nos la hizo otro doctor porque se hace con un ecógrafo diferente al normal. Así que nos explica que hay dos maneras de predecir si un parto puede ser o no prematuro (antes de las 37 semanas). La primera es un cultivo para descartar infecciones en la vagina de la mami que puedan pasar al feto, en mi caso, todos los que me han hecho han salido perfectos. La segunda es medir el cuello del útero de la mujer. Al parecer hay millones de estudios que demuestran que un cuello corto acaba en parto prematuro.  Las medidas normales suelen ser las siguientes:

De 16 a 20 semanas debe ser de 4 a 4.5 cm.
De 24 a 28 semanas debe ser de 3.5 to 4 cm.
De 32 a 36 semanas debe ser de 3 a 3.5 cm.

En mi caso amigas, el cuello del útero medía 2,6 cm en la semana 23. Mucho menos de lo que debería pero al límite para intervenir medicamente. Así que me recomendó calma, no preocuparme y volver en dos semanas para medir otra vez. Al parecer cuando es corto pero mayor que 2,5 cm esta es la practica: a seguir con la vida normal y 15 días de margen .

Hoy ni ecografía me he traído para casa… Solo pensar que algo puede ir mal, tengo ganas de llorar. Decidimos no contar nada a la família hasta pasados los 15 días ya que, existía la posibilidad de que hubiera habido algún error o algo puntual en mi cuerpo que hiciera que el cuello del útero se acortara. Además, venían fiestas y no queríamos preocupar al personal.

Los días siguientes me los pasé buscando información al respecto por Internet, las noches sin dormir. Si mi bebé nacía ahora, sus posibilidades de sobrevivir eran ínfimas y, si lo hacía, sería con secuelas graves. No le recomiendo a nadie esos 15 días. Busqué estudios, información, visité foros de embarazo, hice preguntas… Al final, solo me quedé con que el 80% de las mujeres con el cuello del útero menor a 2 cm en las semanas 20-24 tenían bebés prematuros. Estaba horrorizada.

Si en esas dos semanas seguí igual o más corto, me tratarían como embarazo de riesgo: baja laboral, reposo y colocación de un pesario de silicona que desvía un poco el cuello del útero y hace que el peso del bebé no recaiga en el.

😦